Foto
Cubadebate

Haydée Milanés: Al fin está en Cuba, mi país, el país que amo, el álbum “Amor”

Con la sencillez y modestia que le acompañan siempre, y rindiendo tributo a la obra de su padre Pablo Milanés, Haydée Milanés vuelve a sorprender a sus seguidores con el segundo volumen de Amor: Edición Deluxe, fonograma que anunciado y promovido hace varios meses en redes sociales, que presentó la tarde del pasado viernes a la prensa, en el Salón de Mayo del Pabellón Cuba, en el marco de la edición 20 de la Feria Arte en la Rampa.

Bajo el sello discográfico Bis Music de ARTex, en este segundo disco que forma parte de un álbum doble, la intérprete y compositora cubana, a diferencia del primero —en el que hace dúos únicamente con su padre— se hace acompañar por voces conocidas y respetadas en Iberoamérica, como Julieta Venegas, Omara Portuondo, Ibeyi, Lila Downs, Francisco Céspedes, Carlos Varela, Rosalía León, Pavel Núñez, Edgar Oceransky, Pedro Aznar, Silvia Pérez Cruz, Joaquín Sabina, Fito Páez y Chico Buarque, para interpretar temas clásicos y otros menos conocidos del autor de Amo esta isla.

Esta nueva propuesta discográfica es resultado también de un intenso trabajo investigativo de Haydée, al que une su vivencia como hija del fundador de la Nueva Trova cubana, quien la inspiró desde su infancia y le permitió descubrir cómo se hacen las canciones, cómo escucharlas por vez primera, y hasta cantarlas junto a quien las crea.

En este encuentro con la prensa y el público, la joven reafirmó su admiración por la obra de Pablo y confesó que mientras se encontraba en la producción de este proyecto, sentía cierto temor de cómo recibiría su padre el resultado. Algo que ya no le sucede, pues conoce de la satisfacción que produjo en Pablo escuchar el disco.

Tras el segundo volumen de Amor: Edición Deluxe hay horas de intensa labor de Haydée como productora musical, de gran meticulosidad en la grabación de cada tema, en la selección de quiénes la acompañarían a interpretarlos, de trabajar con diferentes géneros, estilos. Y sobre todo, el resultado sonoro obtenido muestra la madurez artística y estética alcanzada por la más pequeña de las hijas de Pablo Milanés.

Este nuevo disco cuenta con 16 temas del cantautor cubano, unos muy conocidos como Yolanda, Identidad, La vida no vale nada; y otros rescatados —al decir de la propia intérprete— para salvar el alma de quienes los escuchen: Todos los ojos te miran, El primer amor, El amor de mi vida, Ya ves. Canciones que reafirman una vez más, que Haydée es una artista en el amplio sentido de la palabra, que sabe lo que ama y cómo defenderlo.

Así lo hace sentir, tanto musical como humanamente hablando, a todos los que la siguen desde hace varios años, cuando decidió apostar por el arte de los sonidos y dejó, con su talento y profesionalidad, una impronta definitiva en la historia musical cubana.

La joven intérprete y compositora estuvo acompañada en esta presentación por el periodista Raúl Nogués y por Ela Ramos, gerente general del sello discográfico Bis Music, ambos alabaron esta nueva producción y la labor artística de Haydée, quien se despidió aseverando: “Hoy es un día especial, porque al fin está en Cuba, mi país, el país que amo, el álbum Amor”.

Haydée Milanés, ofrecerá un concierto el próximo 16 de agosto, a las 5 de la tarde, en el escenario central del Pabellón Cuba en la Feria Arte en la Rampa, en el que interpretará varios temas del disco Amor: Edición de lujo.

Palabras de Raúl Nogués en la presentación el disco Amor, de Haydée Milanés:

Luego de una escucha sencilla de este álbum doble, sin más pretensión que la de conocerlo y reconocerlo, parado en el silencio mismo, comienzan a aflorar una serie de resonancias reunidas en torno a una misma conclusión la certeza de estar presenciando el alumbramiento memorable. Es ante todo, el resultado de la emoción por la música que te dice: aquí estoy yo, de cuerpo entero y es entonces que en lo adelante, ya no puede, ni quiere zafarse uno de esas verdades. En ese reconocimiento, esa afinidad, ese abrir los brazos definitivamente, uno se rinde convencido ante el enunciado principal: su título Amor ¡Qué bien puesto tiene el nombre este álbum doble! Es el homenaje de una hija que ha confesado una y otra vez de dónde viene su canto, su amor por la música; es el regalo mágico que recibe honrado el padre que consciente o inconscientemente, sembró el milagro de los sonidos en su hija que abraza su raíz.

En los dos CD se repite un tema, hablo de Ya ves, una pieza que como diría el músico y estudioso Leonardo Acosta es de las que dentro del catálogo de Pablo Milanés tiene un sabor más barroco. Aquí la tenemos en dos momentos irrepetibles: Haydée-Pablo y en el segundo volumen dentro de un catálogo tan extenso. A estas alturas varias de las piezas que contiene este álbum doble, amasadas por el aliento inconfundible de Haydée, se han disparado desde este país, y allende los mares rumbo a puerto seguro: las sensibilidades de todo tipo que tendrán a bien hacerle un espacio, junto a otras versiones de esas mismas canciones, algunas ya clásicas en Iberoamérica. Haydée y Pablo Milanés trenzados en un primer disco donde a música limpia ofrecen como lo más natural del mundo, lecciones de canto: no es la voz por la voz, es lo que hacen con la voz, poniendo en órbita el buen gusto, la maestría de quién sabe por dónde si, por dónde no. El segundo disco de este álbum donde se reunieron creadores de varios países y el mismo Amor por la obra de Pablo Milanés nos regala la oportunidad de ver claramente la diversidad en la unidad. Un desafío que Haydée Milanés asumió colocándonos con cada paso suyo al borde del asombro, camino a lo bello. Bastaría solamente con mencionar algunos de esos nombres que la acompañan: Chico Buarque, Lila Downs, Omara Portuondo, Pacho Céspedes, Silvia Pérez Cruz entre otros, para que las garantías se hagan corpóreas; pero hay más, Haydée Milanés encomendó los arreglos y puso en manos de experimentados y talentosos músicos el ropaje de cada pieza. Entonces el agradecimiento es doble cuando descubrimos que convocó a Cucurucho Valdés, Osaín del Monte, Dayron Ortiz, Raúl Verdecia o Jorge Aragón, Enrique Plá entre otros en calidad de arreglistas o músicos acompañantes.

Tuve la dicha de ver la hechura de estos discos que vienen a ser uno mismo por concepto. Vi los ojos de Haydée Milanés y su esposo Alejandro Gutiérrez brillar mucho con cada decisión, con cada hallazgo, tambén los sentí a veces con voz cansada que no se rinde porque se aferra a una verdad que sostiene. Entre estos y otros matices siempre hubo búsqueda y entrega, y por fin cantaron victoria. Ellos y los que han tenido que ver con este homenaje a la belleza. Ojalá que este álbum doble resuene mucho más y siga latiendo en emisoras de radio y canales de televisión, pero sobre todo, ojalá lo que defiende y encierra en cuatro letras, se multiplique desde dentro de los que saben y pueden escuchar y aprender de AMOR.

Cubadebate