Manuel Francisco Rosalía de Jesús
Argilagos
Ginferrer

Manuel Francisco Rosalía de Jesús

Manuel Francisco Rosalía de Jesús  Argilagos Ginferrer
Nacimiento:  
4
/
9
/
1838
Fallecimiento:  
9
/
11
/
1908

Oftalmólogo cubano que en 1861, propuso adicionar al oftalmoscopio un lente de óxido de uranio de color verde claro para disminuir las molestias y el daño de la luz blanca o amarilla sobre la retina, y poder examinar mejor al paciente empezando la era de la luz aneritra. Hoy se usa este tipo de lente tanto en los oftalmoscopios convencionales, como en los equipos más modernos, para hacer más evidente los detalles del fondo de ojo.


Luis Antonio
de la Calle
Serrano

Luis Antonio

Luis Antonio de la Calle Serrano
Nacimiento:  
24
/
8
/
1828
Fallecimiento:  
15
/
1
/
1909

Doctor en Medicina y Cirugía. Nació en Güines en la provincia La Habana sus padres Pedro Francisco de la Calle y Tomasa Serrano, doctor en Medicina y Cirugía en la Universidad de Paris.

Realizó sus estudios primarios en la localidad de Güines, luego estudió filosofía (bachillerato) en el Colegio San Cristóbal de La Habana. Se graduó de bachiller en ciencias el 24 de julio de 1847, curso cuatros años de medicina en la Real Universidad de La Habana entre 1848 y 1852. Se graduó de doctor en Medicina y Cirugía en la Universidad de Paris el 28 de enero de 1857.


Juan Carlos
Finlay
Barré

Juan Carlos

Juan Carlos Finlay Barré
Nacimiento:  
3
/
12
/
1833
Fallecimiento:  
19
/
8
/
1915

Médico cubano, investigador de enfermedades como el cólera y la fiebre amarilla. Descubridor del mosquito Aedes aegypti como agente trasmisor de la fiebre amarilla, lo que le valió reconocimiento internacional.

Hijo de escocés y madre francesa, nació en Santa María del Puerto Príncipe, actual ciudad de Camagüey y es considerado el más universal de los científicos cubanos.


Ramón Luis
Miranda
Torres

Ramón Luis

Ramón Luis  Miranda  Torres
Nacimiento:  
29
/
7
/
1836
Fallecimiento:  
27
/
1
/
1910

Se destaca como el médico de Martí, debido a su excelente labor asistencial durante los últimos años de vida de nuestro Héroe Nacional.

El galeno se destacó en otros aspectos poco divulgados, por lo que opinamos que no se le ha otorgado su verdadera dimensión pues fue oftalmólogo. En Cuba trabajó en el Cuerpo de Sanidad Militar de La Habana y en el Hospital Militar de San Ambrosio. También prestó servicios como médico en la Real Casa de Beneficencia y Maternidad de La Habana.


Juan
Santos Fernández
Hernández

Juan

Juan   Santos Fernández Hernández
Nacimiento:  
22
/
7
/
1847
Fallecimiento:  
6
/
8
/
1922

Médico oftalmólogo. Promotor de importantes empeños en el campo de las Ciencias Médicas en Cuba. Realizó, por primera vez en la Isla, complejas operaciones oftálmicas. Fue autor de un gran número de artículos e informes científicos y considerado uno de los más prolíficos autores cubanos del Siglo XIX.

Nació en el ingenio "Atrevido", parroquia de Alacranes (actual Unión de Reyes, perteneciente a la provincia de Matanzas), Cuba.


Jaime
Alemañy
Martorell

Jaime

Jaime  Alemañy  Martorell

Alemañy ha dedicado su vida a la oftalmología, ha sido jefe de servicio de esta especialidad en los hospitales "General Calixto García", "Comandante Manuel Fajardo" y "Hermanos Ameijeiras". Miembro permanente del Tribunal de Grados científicos para las especialidades quirúrgicas. Doctor en Ciencias, Investigador de Mérito, Académico Titular y Profesor de Mérito. Pero sobre todo ha sido médico, profesor y directivo de salud de alta competencia, hombre trabajador, sencillo y solidario, que es un verdadero ejemplo para las actuales y futuras generaciones.


Orfilio Orestes
Peláez
Molina

Orfilio Orestes

Orfilio Orestes Peláez Molina
El Profe
Nacimiento:  
17
/
11
/
1923
Fallecimiento:  
17
/
1
/
2001

Nació en Magarabomba (actual poblado del mismo nombre, perteneciente al municipio Céspedes de la provincia Camagüey), Cuba.

Procedente de una zona rural, desde niño y sin que para nada estuviera presionado por la situación económica del hogar, su padre le enseñó a cortar y alzar caña, arar la tierra, ordeñar vacas, pero sobre todo, a ser honrado y sincero, a no faltar jamás a la palabra empeñada, a saber que la única forma de ganarse el sustento es con el trabajo digno.