Octavio
Cortázar
Jiménez

Octavio Cortázar Jiménez
Nacimiento:  
19
/
1
/
1935
Fallecimiento:  
27
/
2
/
2008

Cineasta, director, documentalista.

Sus comienzos en los medios audiovisuales se registran en la televisión donde trabajó primero como director y luego como jefe de producción de programas culturales de CMBF-TV, canal 7. Anteriormente había cursado estudios en la School for radio and television en 1958, y se había desempeñado como redactor de textos publicitarios de 1956 a 1958.

Luego del triunfo de la Revolución Cubana en enero de 1959 pasó a formar parte del recién fundado Instituto Cubano del Arte e Industria Cinematográficos (ICAIC), donde participó como asistente de dirección en un gran número de cortos y documentales. También por esos años se vinculó al rodaje de Historias de la Revolución, la primera película del naciente ICAIC.

En 1963 ingresó en la Facultad de Cine de la Universidad de Carolina de Praga (FAMU) donde realizó estudios en la especialidad de dirección. En 1967, recién llegado de Checoslovaquia se enfrascó en el rodaje de su opera prima, Por primera vez.

Premiado en el Festival de Leipzig del mismo año, este documental contiene muchos de los lineamientos que luego signarían la labor cinematográfica de Octavio Cortázar, quien reconoció posteriormente en una entrevista que Por primera vez era su patrón. La obra constituye un testimonio de la realidad de Cuba, subdesarrollada, en tránsito a ser transformada por la revolución social, y dentro de este contexto presenta la relación que se establecía entre el pueblo y la cultura. La tónica predominante en su obra, decía Cortázar, era la de realizar un cine humanista, antropológico y fundamentalmente ideológico.

El material documenta la experiencia de una audiencia de campesinos en el caserío "Los Mulos" al descubrir el cine con Tiempos Modernos de Charles Chaplin el día 16 de abril de 1967. En apenas 10 minutos de duración se muestran, primero, las secuencias de entrevistas fílmicas con los operadores de cine móvil del ICAIC junto a diálogos con niños y adultos de la región de Baracoa, monte adentro, donde cada quien decía lo que quizá pudiera ser una película; y culmina con los encuadres de los rostros asombrados de aquellos que por primera vez ven cine. El documental, considerado como una de las obras clásicas del cine cubano, fue incluido por la Warner Home Video en 2003 en el DVD titulado Chaplin.

A este se sumará una larga de lista de documentales entre los que se pueden mencionar Acerca de un personaje que unos llaman San Lázaro y otros llaman Babalú (1968), un análisis del sincretismo religioso; o Hablando del punto cubano (1972). Si bien en el año 1977 Cortázar es ascendido a la categoría de director de ficción, su labor como documentalista no culmina allí y pueden citarse también Joven de corazón (1983), retrato de un curioso personaje santiaguero, Emilio Benavides Puente, conocido como el "Diablo Rojo"; Un eterno sembrador (1988) sobre un japonés emigrado a Cuba al concluir la primera guerra mundial; y ¿Ovnis en Cuba? 50 años de misterio (1996), entre tantos otros.

El documental es la forma más directa de captar la vida y su significación, y nos enseña a buscar desde la distancia, afirmaba Octavio Cortázar en una entrevista. De ahí que el cineasta lo considerara la antesala del cine de ficción, puesto que aguzaba la mirada del artista para comprender la realidad que le rodeaba y llevarla al celuloide. Los criterios anteriores, permeados de las ideas sobre el cine enarboladas por el neorrealismo italiano y abrazadas por el movimiento del Nuevo Cine Latinoamericano, se hicieron notar, posteriormente, en los largometrajes que dirigió Cortázar.

El primer largometraje del autor se mantuvo con lleno total de sala durante ocho semanas consecutivas y fue extraordinariamente bien acogido por la crítica cinematográfica del momento. El filme El brigadista(1977) –la historia de Mario, un joven miembro de las brigadas que acometieron a inicios de la Revolución Cubana la Campaña de Alfabetización, enviado a la Ciénaga de Zapata– fue concebido como un homenaje a esa generación de “niños héroes”, y es deudor en gran medida de los cortos que, a finales de 1960, realizara Cortázar en el proyecto de la Enciclopedia Popular, una suerte de departamento didáctico educativo en ayuda a la Campaña de Alfabetización. Precisamente Patricio Wood, adolescente actor que encarna al protagonista, vio los documentales de Cortázar para preparar su personaje.

Con guion de Luis Rogelio Nogueras y música de Sergio Vitier, El brigadista es a la vez documento y ficción de una época y, según palabras de su director, “contiene un cincuenta por ciento de historia y un cincuenta por ciento de imaginación y no fue difícil de estructurar porque la realidad revolucionaria cubana es tan tremendamente rica que nuestro máximo objetivo es quedar a la altura de esa realidad.”

Nuevamente con la colaboración de Luis Rogelio Nogueras y Sergio Vitier, Cortázar realiza Guardafronteras en 1980, filme con el cual vuelve a documentar-ficcionar episodios claves de la década del 60 como ya había hecho en El Brigadista. El inicio de los cuerpos de guardafronteras en el año 1963 es el acontecimiento histórico que sirve de punto de partida para el guion, que narra las vicisitudes de una escuadra de jóvenes enviados a defender un estratégico punto en la cayería norte de Cuba y que tiene como jefe a “Pata Pelúa”, sargento Margarito Soler, veterano del Ejército Rebelde, interpretado por el excelente actor Tito Junco.

Según Cortázar la idea surgió mientras terminaba El brigadista ya que la historia de estos jóvenes guardafronteras le resultaba similar a la de aquellos niños brigadistas: eran de la misma generación.

El guion de esta película se basó en entrevistas a personajes reales. Sin embargo, a diferencia de su predecesora con la que guarda tantas similitudes, la película Guardafronteras fue criticada por lo previsible del guion y por la copia casi exacta de los hilos argumentales de El Brigadista; aunque fue alabada por su fotografía que explota los escenarios naturales, la flora y la fauna cubanas.

A las dos películas anteriores -las más conocidas del autor- debe sumárseles Derecho de asilo, de 1994, adaptación del cuento homónimo del escritor Alejo Carpentier. La historia de Felipe, un hombre que, a raíz de un golpe de estado, pide asilo político en la embajada de un país vecino, no fue recibida con el mismo entusiasmo de público y crítica que había caracterizado las otras producciones fílmicas del autor.

A la par de su trabajo como documentalista y director de ficción, Octavio Cortázar se desempeñó también como director teatral. Dentro de sus realizaciones se encuentran la adaptación de Guardafronteras (1984); la comedia musical Hello Dolly (1985); la puesta en escena Alrededor del texto (1994), sobre la poesía de Pablo A. Fernández; y Porgy and Bess (2000), puesta en escena de la ópera de Gershwin con el grupo Pro-Arte Lírico.

Cortázar compaginó su labor de cineasta con la docencia y durante muchos años fue el decano de la cátedra de filme documental en la EICTV -de la cual es fundador- y profesor de dirección en la Facultad de Cine, Radio y Televisión en el Instituto Superior de Arte.

Fallecido repentinamente el 27 de febrero de 2008, en Madrid, Octavio Cortazar dejó tras de sí no solo filmes y documentales imprescindibles para la cinematografía cubana, sino también más de una generación de cineastas agradecidos.