Gustavo
Kourí
Flores

Gustavo Kourí Flores
Nacimiento:  
10
/
1
/
1936
Fallecimiento:  
5
/
5
/
2011

Nació en La Habana, nieto de libaneses inmigrantes en Cuba, tiene el legítimo orgullo de ser hijo de Pedro Kourí Esmeja.

Cursó sus estudios en el Colegio de “La Salle”, en la capital, donde se graduó de bachiller en al año 1953, como "Alumno Eminente”. De inmediato inició sus estudios de medicina en la Universidad de La Habana, viéndose obligado a interrumpirlos por el cierre de la universidad en 1956.

Al triunfo de la Revolución, en 1959, Gustavo se reincorporó a la Universidad para continuar sus estudios de medicina, graduándose en 1962. Siguiendo el ejemplo de su padre, se vinculó desde temprano a la especialidad de Microbiología y Parasitología, convirtiéndose rápidamente en un gran estudioso de las enfermedades tropicales.

De 1968 hasta 1970 se desempeñó como Sub-Director de Investigaciones del Centro Nacional de Investigaciones Científicas (CNIC). La década de los años 70 significó la consolidación de su vocación y su compromiso filial y social.

De 1970 hasta 1973 ocupó el cargo de Vicedecano de Investigaciones de la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad de La Habana. En 1973 alcanzó el título de Doctor en Ciencias Biológicas (Ph.D) y la categoría docente de Profesor Titular de Microbiología.

De 1973 hasta 1976 ocupó el cargo de Vicerector de Investigaciones de la Universidad de La Habana. En 1977 se convirtió en Profesor Titular Adjunto de la Facultad de Biología de la Universidad de La Habana y en 1976 fue promovido a Director Nacional de Investigaciones del entonces recién constituido Ministerio de Educación Superior, cargo que desempeñó hasta 1978.

En 1979, como reconocimiento a su incesante afán de buscar respuestas científicas a los problemas de salud, no solo de la
población cubana, sino mundial; pero muy especialmente de aquellos que habitan las regiones tropicales, fue nombrado Director del Instituto de Medicina Tropical que lleva el nombre de su progenitor, Pedro Kourí.

Por su parte, la década de los 80s sería la de consolidación de su competencia profesional, profesoral y científica. En 1981 alcanzó la categoría de Investigador Titular en Virología. Ese mismo año fue nombrado Miembro de la Junta Coordinadora Común del Programa Especial para las Investigaciones y el Entrenamiento en Medicina Tropical (TDR) de la OMS, Banco Mundial y Pnud, responsabilidad que asumió por un año. De 1982 hasta 1986 ocupó el cargo de Coordinador Internacional para las investigaciones en Medicina Tropical en el Consejo de Ayuda Mutua Económica (CAME).

En 1984 fue reconocido por la Sociedad Checoslovaca de Parasitología, que le confirió la categoría de Miembro de Honor. En 1985 alcanzó la categoría de Especialista de Segundo Grado en Microbiología y en 1989 la Universidad Autónoma de Santo Domingo y la Asociación Médica Dominicana le confirieron el título de Profesor Honorífico y Miembro de Honor, respectivamente. Su alto grado de especialización en Virología ha tenido un gran reconocimiento, pues hasta su muerte se le ha considerado uno de los expertos mundiales en dengue.

El alumno eminente de bachillerato, que se convirtiera en el infatigable profesional de la medicina, siempre ávido de aprender y compartir los nuevos conocimientos adquiridos, culminó esta primera importante etapa de su vida profesional, profesoral y científica alcanzando el título de Doctor en Ciencias, en Checoslovaquia y Cuba, en 1990. Desde ese año –y hasta el 2008- fue nombrado Director del Centro Colaborador de la OMS para el Entrenamiento e Investigaciones en Malacología Médica y Control Biológico de Vectores y Hospederos Intermediarios.

El mismo año 1990, la Sociedad Dominicana de Infectología le confirió el título de Miembro de Honor. Al año siguiente, fue nombrado Presidente de las Reuniones de Expertos de la Oficina Panamericana de la Salud para el Control del Dengue y el Dengue Hemorrágico en Las Américas (Washington 1991, Sao Paulo, 1992). En el resto de ese decenio recibió el reconocimiento de varias instituciones de alto nivel académico, primero ocho extranjeras. En 1992 –y hasta 1998- se le otorgó la condición de Miembro Activo de la Academia de Ciencias de Nueva York, EUA.

En 1993, la Academia de Ciencias de Medicina y Cirugía de Galicia lo nombró Académico Correspondiente Extranjero y la Sociedad Guatemalteca de Parasitología le otorgó la condición de Miembro de Honor. Ese mismo año –y hasta 1997- la Royal Society of Tropical Medicine and Hygiene de Inglaterra lo aceptó como Miembro. También desde el año 1993 –y hasta 1995- fue Presidente de la Federación Latinoamericana de Parasitología. Y desde el propio año 1993 –y hasta 1997- fue electo Presidente de la Sociedad Latinoamericana de Medicina Tropical y Vicepresidente de la Junta Coordinadora Común del Programa Mundial de Medicina Tropical (TDR).

En 1995, la Academia de Ciencias del Tercer Mundo (TWAS) lo nombró Académico, momento en que solo 5 cubanos habían logrado ese reconocimiento; y la American Society of Travel Medicine le otorgó la condición de Miembro. Fue precisamente entonces, en ese propio año 1995, en que nuestra Sociedad Económica de Amigos del País lo designó Miembro y, al año siguiente, recibió el reconocimiento de la Academia de Ciencias de Cuba, que lo reconoció como Académico y, casi de inmediato, lo nombró Vicepresidente. En ese año –y hasta 1997- fue electo Presidente de la Federación Latinoamericana de Parasitología (FLAP). En 1997 fue nombrado Vicepresidente de la Comisión Cubana de la Cruz Roja.

Del año 2000 al 2002 ocupó el cargo de Presidente de la Sociedad Latinoamericana de Microbiología. En el 2001 fue aprobado como Miembro del Centenal Advisory Board de la OPS y, ese mismo año –y hasta el momento de su deceso- fue también Miembro del Council de la International Society of Infectious Diseases. Ese año 2001 tuvo también una significación especial para el legítimo nieto de libaneses, al recibir del Sindicato Médico del Líbano la condición de Miembro Honorario.

Del año 2002 –hasta el 2004- se desempeñó como Miembro de la Junta Coordinadora Común del Programa Especial de Medicina Tropical (TDR) OMS, Ginebra. Desde el año 2003 hasta el 2005 ocupó el cargo de Vicepresidente Primero de la Sociedad Centroamericana y del Caribe de Parasitología y Medicina Tropical. Y, desde el año 2005 hasta el 2007 fue de nuevo Miembro de la Junta Coordinadora Común del Programa Especial de Medicina Tropical (TDR/OMS) y Presidente de la Sociedad Centroamericana y del Caribe de Parasitología y Medicina Tropical.

En el año 2007 fue incorporado como Miembro del Grupo de Expertos de la OMS para las „Neglected Tropical Diseases‟. Desde el año 2008 fue de nuevo Miembro de la Junta Coordinadora Común del programa Especial de Medicina Tropical (TDR) OMS, Ginebra y, en el pasado año 2010 fue reelecto por 4 años más.

Su eterno afán de socializar los conocimientos, le hizo brindar más de 60 cursos y entrenamientos nacionales. Asesoró 20 tesis, de ellas unas de Diploma, la mayoría de Residencia y unas pocas de Doctorado. Presidió y participó en más de 30 tribunales estatales de Residencias y de Grados Científicos. Hasta el momento de su fallecimiento fue el Presidente del Tribunal Nacional de Infectología y Enfermedades Tropicales para el otorgamiento del Doctorado (PhD). Brindó más de 50 cursos internacionales y ciclos de conferencias en 30 países de Norte, Centro y Sudamérica, el Caribe insular, Europa, Asia, África y el Medio Oriente.

El Profesor Kourí deja alrededor de 200 publicaciones y comunicaciones en revistas nacionales y extranjeras, de ellas más de 90 son sobre el Dengue hemorrágico y las Epidemias de Cuba (1981, 1997 y 2001). Coautor de dos libros sobre Dengue, uno editado en República Dominicana y el otro en Colombia (Instituto Nacional de Salud). Varios capítulos sobre Dengue en libros publicados en Cuba, Brasil y Alemania.

Participó como delegado en más de 180 Congresos y Reuniones Científicas nacionales e internacionales, presentando más de 180 trabajos científicos, ponencias o conferencias.

Presentó resultados de investigaciones para optar por Premios de varias instituciones académicas cubanas, obteniendo en varias oportunidades Menciones, Especiales y Honoríficas; y Premios, Especiales y Relevantes. Entre ellos destacan: el Premio Anual de la Academia de Ciencias de Cuba (1993, 1997, 2001 y 2002). El trabajo premiado en ese último año fue sobre Dengue. Ese último año 2002 recibió el Premio Anual de la Salud en la categoría Libro (autor de 2 capítulos) y el Premio especial del CITMA en investigación Trabajo de mayor impacto social en todas las ramas de las ciencias (autor principal).

Deja el legado de una rica actividad editorial. Miembro del Consejo Editorial de la Revista Mexicana de Salud Pública, (Cuernavaca, INS); de la Revista Venezolana de Medicina Tropical, (Inst. Medicina Tropical. Univ. Central de Venezuela); de la Revista Biotecnología Aplicada (Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología, Habana, Cuba).

Presidente del Comité Editor de la Revista Cubana de Medicina Tropical, (Instituto de Medicina Tropical “Pedro Kourí” Habana, Cuba); Miembro del Comité Editorial y Árbitro de la Revista Panamericana de Salud Pública (OPS/OMS), Washington DC. Miembro del Comité Editor y Revisor del “Dengue Bulletin” editado por la OMS en su sede de la India (SEARO)
A lo largo de su fructífera vida profesional recibió cerca de medio centenar de distinciones, premios y reconocimientos sociales, de Cuba, de otros países y de sociedades internacionales. Entre ellas destacan: Medalla Conmemorativa y Diploma por el X Aniversario del Centro Nacional de Investigaciones Científicas (CNIC); Medalla Conmemorativa por el 150 Aniversario del Descubrimiento del Dr. Carlos Finlay; Medalla por el 250 Aniversario de la Universidad de La Habana; Medalla conmemorativa por el 50 Aniversario del Instituto de Medicina Tropical "Pedro Kourí"; Orden "Carlos J. Finlay"; Orden Lázaro Peña de Primer Grado; Hijo Ilustre de la Ciudad de la Habana.; Héroe del Trabajo de la República de Cuba y una Moneda Conmemorativa por el 480 Aniversario de la Fundación de la Ciudad de La Habana.

También recibió varios reconocimientos de instituciones extranjeras, entre las cuales destacan: Medalla del Vaticano “Pontificium Concilium Pro Pastorali Valetudinis Cura”; Cuenco de la Universidad de Harvard; Placa conmemorativa por el Centenario de la OPS y Medalla del Instituto Nacional de Salud del Ministerio de Salud Pública del Perú.

Como admirador de la cultura árabe, especialmente de la medicina árabe, recibió con particular satisfacción el Diploma de Reconocimiento del Ministro de Relaciones Exteriores del Líbano por los aportes hechos a la Medicina, en el pasado año 2008.

Hasta muy recientemente, con una gran vitalidad y productividad científica y evidentes dotes como directivo, desempeñó su cargo de Director General del Instituto de Medicina Tropical (IPK) y Director del Centro Colaborador de la OMS en control de vectores.

Con gran pesar le decimos adiós a este ilustre hijo de Cuba. Pero, tal y como afirmara Julio Antonio Mella en “El Grito de los mártires” (Dumpierre, Erasmo. Mella. Instituto de la Historia de la Academia de Ciencias de Cuba. La Habana, 1965): “Hasta después de muertos somos útiles”. La vida y obra de este científico, comprometido con la sociedad que le permitió desarrollar todas sus potencialidades, se ha convertido en semilla fructífera que deviene ejemplo a imitar por las jóvenes generaciones de científicos cubanos.