Silvano
Boudet
Gola

Silvano Boudet Gola
Nacimiento:  
17
/
11
/
1828
Fallecimiento:  
9
/
3
/
1863

Violinista y compositor. Tuvo una intensa participación en la vida musical en su ciudad natal. Autor de música religioda y de la contradanza “La retozona”

Nace en Santiago de Cuba antigua provincia de Oriente, 17 de noviembre de 1828. Fallece en la ciudad héroe el 9 de marzo de 1863. Buen ejecutante del violín, también dirigió la orquesta de la catedral de Santiago de Cuba.

Sobrino del músico Pedro Boudet. Recibe premios en París. Compone música religiosa. Es autor de la contradanza “La retozona”. Tuvo una intensa participación en la vida musical en su ciudad natal.

Según Laureano Fuentes Matons, en el:
«Teatro del Centro se dieron varias funciones líricodramáticas, en épocas en que la zarzuela aún no se conocía en esta ciudad; entre ellas citaremos, la del 21 de diciembre de 1849, en que Silvano Boudet dio un concierto, abriendo la escena una sinfonía compuesta por él; el famoso drama en dos actos: El protestante, por los alumnos de la academia de declamación, la Melancolía de Prumme interpretada en el violín por Boudet; La Colasa, por Matilde Domínguez; Agua va, El churrú y la cavatina de Atila, por Ventura Mur; aire variado en la flauta por Antonio Pujáls, variaciones sobre AnaBolena, en el piano, por Ramón Aguabella; el Carnaval de Venecia en el violín por Silvano Boudet [...]».

Por no contar con respaldo económico suficiente para estudiar en París, Boudet elevó al Capitán General de la isla una petición con objeto de que este le permitiera efectuar el 21 de agosto de 1852 un beneficio, que le posibilitara recaudar los fondos necesarios para su viaje; con los recursos obtenidos pudo marchar a París.

De regreso a Cuba, realizó giras por La Habana, Matanzas y Bayamo. El 17 de mayo de 1857 acompañó en Santiago de Cuba al pianista norteamericano Louis Moreau Gottschalk y a la soprano Adelina Patti; además Boudet interpretó su fantasía El ave entre las flores, para violín y piano.

'Sobre su obra Primera lección de difuntos, señaló Pablo Hernández Balaguer:
«...es una obra sumamente interesante y de una singular belleza. La instrumentación acusa una real influencia de la orquesta clásica y de las bandas españolas, pues está formada por las cuerdas y maderas tradicionales de la primera, además de algunos instrumentos típicos de las bandas como el figle [...], así como la pareja de clarinetes y trompas.

Bueno es aclarar que estas parejas no vienen de la clásica instrumentación por dos, establecida por Haydn, sino de las bandas españolas de retretas. Al igual que Laureano Fuentes y Cratilio Guerra, dos de sus más distinguidos contemporáneos, usa los instrumentos, fundamentalmente, para acompañar las voces o, más bien, para acentuar su expresividad tal como hacía Esteban Salas. [...].

El tema es de una extraordinaria ternura y alcanza seis compases, que poseen, junto al hondo sentido tonal que los alimenta, un verdadero sabor a música religiosa de principios del siglo XVIII, o, lo que es lo mismo, un algo de ópera napolitana.

Hay ciertas similitudes armónicas y giros en la melodía que nos recuerdan algunas obras de Pergolese. [...]. Esta obra [...] constituye un importante eslabón en el desarrollo de nuestra nacionalidad musical, por ser vivo ejemplo del nexo existente entre la música precedente a Esteban Salas y la de posteriores generaciones.

Este vínculo se manifiesta en rasgos armónicos, melódicos e instrumentales, que vamos a hallar también en las primeras composiciones de Laureano Fuentes [...]. En realidad, tanto la instrumentación como otros rasgos, son mucho más conservadores en Fuentes que en Boudet [...]».

Obras
Canto del canario y Carnaval de Venecia, variaciones para violín y piano
El ave entre las flores, fantasía para violín y piano
La retozona
Los gatos
Misa, a cuatro voces: tiple, alto, tenor y bajo, con orquesta;
Nocturno
Pensamientos melancólicos
Primera lección de difuntos, a dúo: tenor y bajo, con orquesta
Primera lección de difuntos, a tres voces: alto, tenor y bajo, con orquesta
Segunda lección de difuntos, a solo: tenor, con orquesta
Segunda lección de difuntos, a tres voces: alto, tenor y bajo, con orquesta
Recuerdo a mi madre
Una vez, contradanzas

Fuente: Ecured


Noticias relacionadas