Sergio Leovaldo
Vitier
García-Marrúz

Sergio Leovaldo Vitier García-Marrúz
Nacimiento:  
18
/
1
/
1948
Fallecimiento:  
30
/
4
/
2016

Realizó sus estudios de guitarra en el Conservatorio Amadeo Roldán y de composición en el Instituto Superior de Arte de La Habana.

Sus principales profesores fueron Isaac Nicola, Leo Brouwer, Federico Smith, José Ardévol, José Loyola y Roberto Valera. Además realizó estudios paralelos de Orquestación, Armonía, Contrapunto y Composición.

Su música ha recorrido múltiples variantes artísticas –ballet, danza, teatro, folklore, cine, televisión– así como diferentes formatos orquestales. Ha pertenecido a las siguientes agrupaciones musicales: Grupo "Los Armónicos" de Felipe Dulzaides (1964-1966); Orquesta Cubana de Música Moderna (1967-1969); Grupo de Experimentación Sonora del ICAIC (1969-1978); Grupo "Nuestro Tiempo; Director de Danza Contemporánea; Director del Complejo Cultural Mella (1980-1990).

Fundador y director del Grupo ORU (agrupación que reunió a músicos pertenecientes a grandes estirpes musicales de la Isla, para realizar un trabajo de investigación sobre elementos del folklore de raíz africana y española lo cual, conjugado con la creación autoral propia y de otros compositores contemporáneos, ha conformado un repertorio depurado en la música popular de concierto, modalidad en la que se destaca como uno de los más brillantes cultores.

Se ha presentado en los más importantes escenarios de Cuba, México, España y Francia. Como solista y también con su grupo se ha presentado en escenarios de Canadá, Checoslovaquia, Bulgaria, Polonia, Italia, Rusia, Colombia, Venezuela, Brasil, entre otros. Ha realizado conferencias y clases magistrales en universidades, centros de investigación y otras instituciones culturales en los países visitados. Acompañó a Alicia Alonso en su regreso a los escenarios estadounidenses.

Se presentó en el Kennedy Center de Washington y en el Metropolitan Opera House de Nueva York, entre otros importantes espacios. Ha incursionado, además, en la música electroacústica, la creación coral y el teatro musical. Gran investigador de las raíces y tradiciones de los formantes de la cultura cubana, en su música puede apreciarse la presencia de las células de origen yorubá y congo-bantú, en fusión orgánica con elementos básicos de la sonoridad hispana, esencialmente en lo referente a la guitarra.

A esto hay que agregar su profundo conocimiento de las tradiciones populares de la Isla, así como su gran dominio de las técnicas contemporáneas de composición y orquestación. Todos estos factores se relacionan y fusionan en su obra para convertirla en una de las más originales, prolíferas e innovadoras en el mundo de la música cubana de los últimos treinta años.

En la actualidad, Sergio Vitier constituye un punto básico de referencia en el fundamento del arte y la cultura cubanos. Una de las más fuertes tendencias de su quehacer como compositor ha sido la realización de música para cine.

Ha compuesto más de cincuenta bandas sonoras, entre las que se pueden mencionar: DE CIERTA MANERA, 1974 (Dir. Sara Gómez); EL BRIGADISTA, 1977 (Dir. Octavio Cortázar); MALUALA, 1979 (Dir. Sergio Giral); GUARDAFRONTERAS, 1980 (Dir. Octavio Cortázar); CAPABLANCA, 1986 (Dir. Manuel Herrera); HOY COMO AYER, 1987 (Dir. Constante Diego); DERECHO DE ASILO, 1994 (Dir. Octavio Cortázar); QUIÉREME Y VERÁS, 1995 (Dir. Daniel Díaz Torres); TATU, CHÉ EN EL CONGO, 1997 (Dir. Jorge Fuentes); CHÉ, 1998, (Dir. Miguel Torres); PUERTO PRÍNCIPE MÍO, 2000 (Dir. Rigoberto López).

Mención especial merece el trabajo sistemático de este compositor con el realizador Santiago Álvarez en el campo del cine documental. El trabajo conjunto con este gran maestro, generó una propuesta estética y conceptual de gran validez, reconocida por la crítica especializada a nivel mundial. Para la televisión ha escrito la música de más de veinte seriales, entre los que se destacan: EN SILENCIO HA TENIDO QUE SER (en colaboración con José Ma. Vitier); JULITO EL PESCADOR (Idem); RUMBO A LA SALIDA DEL SOL; EL ECO DE LAS PIEDRAS.

Otra de las sólidas vertientes de su obra es la música creada para teatro. Muy reconocido por los directores de escena y la crítica especializada, su trabajo en este campo ha recorrido diferentes tendencias. Pueden citarse títulos como: DIVINAS PALABRAS (Valle Inclán-Roberto Blanco); MARIANA (F.G.Lorca-Roberto Blanco); YERMA (F.G.Lorca-Roberto Blanco); EL CARRILLÓN DEL KREMLIN (Pogodin-Radomislensky); MANTECA (Alberto Pedro-Miriam Lezcano) Para Danza Contemporánea, prestigiosa compañía cubana fundada por el maestro Ramiro Guerra, ha compuesto más de veinte partituras. Algunos títulos son: LA CAZA (1979); FAUSTO (1979); MICHELANGELO (1979); YERMA (1980); RITO DE LA DANZA (1984); FREUD (1989) El mundo de la danza clásica también ha sido del interés de este creador. Es así que el BALLET NACIONAL DE CUBA, compañía que dirige la Prima Ballerina Assoluta Alicia Alonso, cuenta en su repertorio con títulos tales como: DÚO DE SIEMPRE (Coreografía de Alberto Méndez, 1976); FLORA (Coregorafía de Gustavo Herrera, 1978); AD LITIBUM (Coreografía de Alberto Méndez, 1978) (compuesto especialmente para Alicia Alonso y Antonio Gades, acompañó a esta bailarina en su regreso a los escenarios estadounidenses. Se presentó en el Kennedy Center de Washington y en el Metropolitan Opera House de Nueva York, entre otros importantes espacios); MÚSICA SINFÓNICA Y DE CÁMARA; DESPRENDIMIENTOS (Poema sinfónico); CUMBRES (inédita); RAÍCES; TRES TRENOS (inédita); DESTIEMPOS PARA PIANO; ACERCA DE UN TEMA YORUBÁ; LÍRICAS, RITMOS Y CANCIÓN.

Ha incursionado además en la música electroacústica, la creación coral y el teatro musical. Ha conformado un repertorio depurado en la música popular de concierto, modalidad en la que se destaca como uno de los más brillantes cultores.

En sus treinta años de vida, el Grupo ORU ha contado entre sus integrantes a figuras legendarias como Jesús Pérez, maestro Olú Batá; Guillermo Barreto, Merceditas Valdés, Orlando López (Cachaíto), Genaro García Catarla, así como jóvenes talentos como Gema Corredera y Javier Zalba, entre otros muchos. Se ha presentado en los más importantes escenarios de Cuba así como en México (Ollin Yolistli, Anfiteatro El Zócalo, Anfiteatro V.I. Lenin, Teatro de Chopo); España (Fundación March, Teatro Español de Madrid, Gran Teatro Manuel de Falla, Plaza de la Porticada); Franica (Teatro Rond Point, Museo de Arte Moderno, Sala Principal del Centro George Pompidou, Gran Palais Royal). Como solista y tamibén con su grupo se ha presentado en escenarios de Canadá, Checoslovaquia, Bulgaria, Polonia, Italia, Rusia, Colombia, Venezuela, Brasil, entre otros.

Ha realizado conferencias y clases magistrales en universidades, centros de investigación y otras instituciones culturales en los países visitados. DISCOGRAFÍA: CUERDAS CUBANAS (albúm por el XX Aniversario de su debut escénico) HOMENAJES (Premio EGREM 1997) VISIONES GRUPO DE EXPERIMENTACIÓN SONORA DEL ICAI (Cinco Volúmenes) CD PICTURES 350 Postales sobre Cuba TRAVESÍA (Premio CUBADISCO 2000) SERGIO VITIER/MARTHA VALDÉS: NUESTRA CANCIÓN SERGIO VITIER: CONCIERTO HABANERO (Música sinfónica)

Ha sido galardonado con la Distinción "Por la Cultura Nacional" y la Medalla Alejo Carpentier. Su obra ha sido reconocida por importantes instituciones nacionales y extranjeras. Premios otorgados: 1999. Medalla "Alejo Carpentier" - 2004. Orden "Félix Varela"

Víctima de un accidente cerebrovascular falleció en abril de 2016, Vitier deja un valioso legado de producciones discográficas y composiciones, que resultan una interpretación de Cuba, sus raíces y sonidos.

Fuente: Cubarte


Noticias relacionadas