Sergio
Corrieri
Hernández

Sergio Corrieri Hernández
David, Alberto Delgado
Nacimiento:  
2
/
3
/
1939
Fallecimiento:  
29
/
2
/
2008

Actor y director teatral cubano. Fundador de los grupos Teatro Estudio y Teatro Escambray, del que fue Director General por espacio de quince años. Una de las principales figuras del teatro cubano.

Con apenas 16 años de edad ingresó en los cursos de Teatro Universitario, una de las más prestigiosas instituciones formadoras de actores de la etapa republicana. Allí inició su carrera en las tablas con El nieto de Dios, del brasileño Joracy Camargo. Actuó también en Las de Caín, de Álvarez Quintero;Prometeo Encadenado, de Esquilo; La zorra y las uvas, de Guillaume Figuereido; Herida de muerte, de los Hermanos Quintero, y La luna sobre el mar, de Eugene O´Neill.

Entre los años 1956 y 1958 integró los elencos de varias de las agrupaciones existentes en La Habana, que dirigían los más relevantes directores escénicos. Intervino en Medea la encantadora, de José Bergamín; Espíritu Maligno, de Francoise Mauriac; La dama de las camelias y Muertos sin sepultura, de Jean-Paul Sartre, Un cuarto lleno de rosas, de E. Summers y El inmoralista, de André Gide, donde desempeñó su primer papel de relevancia.

En 1958 participó de la experiencia de aprendizaje que dio lugar a Teatro Estudio. Integró su núcleo fundador, junto a los hermanos Raquel y Vicente Revuelta y otros cinco artistas, e interpretó en Viaje de un largo día hacia la noche el personaje de Edmund, por el que obtuvo un premio de actuación. Esa obra consolidó a la agrupación.

Durante su permanencia en Teatro Estudio interpretó el personaje de Tupac Amaru en la obra homónima de Osvaldo Dragún; el Larry de Recuerdo de dos lunes, de Arthur Miller; el Lachie de Corazón ardiente, de John Patrick; el Cocinero deMadre Coraje y sus hijos, de Bertold Brecht; el Comendador de Calatrava de Fuenteovejuna y el Teodoro de El perro del hortelano, ambas de Lope de Vega; el Director de Teatro de El baño, de Maiakovski; el Conde de La ronda, de Arthur Schnitzler, y actuó además en El aniversario, de Antón Chejov; La muerte de Bessie Smith, de Edward Albee; El farsante más grande del mundo, de John M. Synge; El alma buena de Se Chuan y El círculo de tiza caucasiano, de Bertold Brecht.

Inició en 1961 su carrera como director con Recuerdo de dos lunes, de Arthur Miller, presentada en la sala Ñico López, y tuvo a su cargo en 1964 el estreno absoluto de Contigo pan y cebolla, de Héctor Quintero. Realizó también la puesta en escena de Risotadas ante el patíbulo, de Jack Richardson, en 1965. Entonces, sus concepciones en torno a la función social del teatro y su insatisfacción con la vida teatral habanera del momento lo llevaron a buscar nuevos rumbos.

En 1968 fundó el Grupo Teatro Escambray junto a su madre, la teatrista Gilda Hernández, y varios artistas procedentes de Teatro Estudio y de otras agrupaciones.

Participó como actor en las primeras obras del grupo,Escambray Mambí y Los Cuentos, donde interpretaba al mítico Juan Candela. Dirigió las puestas en escena de Unos hombres y otros, de Jesús Díaz, en 1969; El Juicio, de Gilda Hernández, en 1973; Ramona (1977), La emboscada (1978) y Los novios (1980), de Roberto Orihuela.

Al frente del Teatro Escambray realizó una gira en 1976 a la República Popular de Angola y otra a Nicaragua de diciembre de 1979 a enero de 1980. Participó en el IV Festival de Teatro de las Naciones (Caracas, 1978); en el Festival Cervantino (México, 1981); en el May Fest de Escocia (1984) y en el I Festival de Teatro de Managua (Nicaragua, 1986). En 1982 desarrolló una extensa gira por Estados Unidos y Canadá y en 1984 se presentó en diversos países de Europa.

Trabajó también en la televisión, donde intervino en la versión televisiva de Yerma (1964) para el espacio Teatro ICR, y a finales de la década de los setenta protagonizó la serie En silencio ha tenido que ser, una de las más exitosas en la historia de la televisión cubana. En 1994 dirigió su propia adaptación de la pieza teatral La Emboscada.

Fundador del cine de la Revolución, protagonizó en 1968 uno de los filmes antológicos de la cinematografía nacional, Memorias del subdesarrollo, del director Tomás Gutiérrez Alea, Titón. Participó en un total de catorce filmes cubanos.

Por sus méritos fue electo Diputado desde la primera legislatura de la Asamblea Nacional del Poder Popular y, posteriormente, miembro del Consejo de Estado, condición que ostentó hasta el año 2003.

En 1985 ocupó la Vicepresidencia del Instituto Cubano de Radio y Televisión (ICRT) y en 1987 encabezó el Departamento de Cultura del Comité Central del Partido.

En 1990 fue nombrado Presidente del Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos (ICAP), donde se desempeñó hasta el momento de su deceso. Su actividad en esa institución lo relacionó con organizaciones y movimientos sociales de los cinco continentes.

Entre los reconocimientos que recibió por su intensa y destacada labor artística sobresalen el Premio a la Mejor Actuación Masculina en el Festival Internacional de Cine de Moscú, por el filme El hombre de Maisinicú, y las órdenes Alejo Carpentier (1982) y Félix Varela de Primer Grado (1984) otorgadas por el Consejo de Estado de la República de Cuba.

En el año 2006 recibió el Premio Nacional de Teatro, máximo galardón de la escena cubana.


Noticias relacionadas

Un encuentro con parte del personal artístico que participó en el rodaje del filme El hombre de Maisinicú, se realizó este miércoles en el vestíbulo del cine Chaplin, a 45 años del estreno de la película que sobre el mártir de la Lucha Contra Bandidos, Alberto Delgado Delgado, dirigiera Manuel Pérez.

Cuando parece que las emociones descansan en una apartada esquina de la rutina, un documental nos despierta a los ayeres, casi desvanecidos, y entonces un júbilo aparece con el espíritu y la estampa de un héroe anónimo, El hombre de Maisinicú.