Rosendo
Ruiz
Quevedo

Rosendo Ruiz Quevedo
Nacimiento:  
16
/
10
/
1918
Fallecimiento:  
6
/
2009

Compositor habanero de canciones y boleros como Hasta mañana vida mía, No, ya no te puedo amar, Bibelot de chocolate, y de cha cha chás muy populares como Rico vacilón, Los marcianos y Los fantasmas.

Nace en La Habana. Realizó sus estudios en el Conservatorio Félix Ernesto Alpízar y en el Seminario de Música Popular, dirigido por el pianista y musicólogo Odilio Urfé. Fue hijo de Rosendo Ruiz Suárez

Participó en el Festival Noches Blancas de Leningrado. Su bolero “Hasta mañana, vida mía”, interpretada por Pepe Reyes, fue tema de un programa radial a fines de la década del 50. Es una obra original en sus rasgos melódicos y armónicos, eficaces conductores del texto, que sitúan a esta obra como un clásico del feeling.

“No, ya no te puedo amar” es un ejemplo particularmente interesante dentro de la panorámica de la canción cubana en la década del 50, por la ausencia de esquemas comercialistas que se observa en su construcción musical, plena de libertades formales, así como por la armonía entre texto y música, característico en este compositor.

Rosendo Ruiz fue presidente de la Editorial Musicabana, a la cual pertenecieron, entre otros, José Antonio Méndez, Giraldo Piloto, Luis Yáñez, todos integrantes del movimiento feeling.

En 1955 obtuvo el premio Wurlitzer, otorgado por la Asociación de Comentaristas Radiales de México, por el éxito de sus obras “Los marcianos y Rico vacilón”.

En 1964, el segundo lugar por “Chachachá multicolor”, texto de Jesús Orta Ruiz (El Indio Naborí), en el Concurso La Canción de la Amistad, celebrado en Checoslovaquia.

En 1967, con la marcha “Como el Girón”, texto de Adolfo Suárez; en 1980, en unión de Enrique Jorrín, Medalla Latinoamericana y Diploma, por mantener en México, durante 25 años, el cha cha chá.

Éxito internacional
El éxito internacional de Rosendo Ruiz lo obtuvo con sus cha cha chás “Los marcianos” y “Rico vacilón”, que cuentan con alrededor de trescientas versiones, entre discos y filmes.

Sus obras han sido grabadas por Paulina Álvarez, con la orquesta de Everardo Ordaz, Esther Borja, Fernando Álvarez, Cheo Belén Puig, cantando Alberto Aroche, Belisario López, dúo Los Idaido, Enrique Jorrín, Orquesta Aragón, Arsenio Rodríguez, Vicentico Valdés, Pepe Reyes, Olga Rivero, Los Tokyo Cuban Boys, Eva Garza, Avelina Landín.

Giras
Como compositor, realizó giras por Bulgaria, Checoslovaquia, México, Unión Soviética, Polonia, Hungría y Mongolia.

Obras
Afro
Senseribó

Bolero
Bibelot de chocolate
Hasta mañana, vida mía
Mentimos los dos
Mi regalo
Nadie sabe nada
No, ya no te puedo amar
Orgulloso inútil
Qué distinto
Sombra que besa. Música: Isolina Carrillo
Una interrogación
Y me tocó perder
Bolero-mambo
Por casualidad

Bolero-moruno
Maldito de mí

Bossa-nova
Modulando

Canción
A Viet Nam
Canción sin frontera
Cuando dos se comprenden
Quisqueya indomable
Tú me haces vivir

Cha cha chá
Cha cha chá gitano
Cha cha chá multicolor
El cha cha chá de los cariñosos
El divorcio
El tránsito
Fígaro cha cha chá
La matraca
Los fantasmas
Los marcianos
Los muchachos del feeling
Requetesabrosón
Rico vacilón
Sube y baja el telón

Guajira
Linda guajira

Marcha
Como en Girón. Texto: Adolfo Suárez.

Rumba
Rata plan,plan, plan
Saoco

Son Montuno
No tiene telaraña.

Su obra se ubica dentro de los creadores del grupo del filing, del cual fue uno de los fundadores. Junto a otros autores del feeling creó la editorial Musicabana, única en la historia editorial cubana antes de 1959 que no pudo ser presionada por las trasnacionales de esa actividad.

Compuso en casi todos los géneros populares. En la década de los 50 conformó una orquesta Típica con la que hizo grabaciones. Integró en 1958 un grupo que mezcló el rock con el chachachà, "Los Rockin chá", con el cual grabó un disco con dos obras: "Ronckin chá" y "Rockin guapachá".

Entre 1964 y 1967 fue vicepresidente de la Sociedad Cubana de Autores Musicales y en entre 1984 y 1994 ejerció igual cargo en la Asociación cubana de compositores y autores musicales, ACCAM. Recibió importantes reconocimientos como el Premio Wurlitzer (1955), otorgado por la Asociación de Comentaristas Radiales de México, ante el éxito de Los marcianos y Rico vacilón, dos Chachachas antologicos que sin dudas aun son referencia para muchos.

Entre sus obras, que han tenido amplia difusión internacional en discos y filmes, se encuentran Rataplán-plan-plan (rumba, de sus primeras obras), "Hasta mañana, vida mía (de 1945 y de gran difusión): "Saoco" (Guaracha), y de los temas mundialmente conocidos del Chachacha "Rico Vacilón", "Los marcianos" del 1955, "Chachachá de los cariñosos", y "Los fantasmas". Brindó conferencias sobre la historia del bolero y la trova, hijo de Rosendo Ruiz Suárez, uno de los grandes de la trova tradicional, el ambiente familiar fue propicio para su desempeño.

Siempre fue un gran defensor de la música cubana, de su historiea y de su importancia en la sociedad. rendirle un merecido homenaje que su obra perdure en el recuerdo de muchos.


Noticias relacionadas