Raimundo
Valenzuela
León

Raimundo Valenzuela León
Nacimiento:  
23
/
1
/
1848
Fallecimiento:  
27
/
4
/
1905

Compositor y trombonista cubano. Uno de los legendarios creadores y directores de orquestas de danzón.

Comenzó a estudiar música con su padre, Lucas Valenzuela, en su localidad natal, San Antonio de los Baños, cercana a la capital. En 1864, se trasladó a La Habana, donde integró, como trombonista, la orquesta La Flor de Cuba, de Juan de Dios Alfonso.

Esta orquesta tocaba en el habanero teatro Villanueva, en 1869, cuando ocurrió un incidente recogido por José Martí en sus Versos Sencillos: durante una representación de la obra bufa Perro huevero, un grupo de voluntarios al servicio del gobierno colonial español irrumpió en la sala y tiroteó a los actores y el público, pues en el texto de la obra aludía veladamente, pero con simpatía, a los insurrectos que se habían levantado en armas el 10 de octubre del año anterior bajo las órdenes de Carlos Manuel de Céspedes y del Castillo.

Al fallecimiento de Juan de Dios Alfonso, Raimundo Valenzuela pasó a dirigir la Flor de Cuba, que estaba integrada por instrumentos de viento, para la interpretación de guarachas, pasodobles, valses, polkas y danzas cubanas. A partir de la década de 1880, la orquesta comenzó a interpretar el danzón y, con posterioridad, tomó el nombre de su director y trombonista.

Entre los danzones que escribió Raimundo Valenzuela se encuentran: El negro bueno, La Angélica, Los empleados del Tacón, María Belén, Pinareño, Tu beneficio, así como La Bohemia, Madame Butterfly, Rigoletto y Tosca, que contenían, en una de las partes de la pieza, trozos de las populares óperas, que fue costumbre extendida de muchos compositores danzoneros de la época. Compuso una zarzuela, La mulata María, con libreto de Federico Villoch, empresario y libretista del Teatro Alhambra.

Aparte del trombón, llegó a conocer otros instrumentos: viola, piano y percusión. Tocaba como trombonista en las grandes temporadas operísticas. Compuso contradanzas, canciones, guarachas, rumbas y, sobre todo, danzones, además de algunas obras de corte clásico y breves incursiones en la música religiosa y de cámara.

La orquesta de Pablo Valenzuela –con repertorio creado por Raimundo– grabó numerosos cilindros Edison y discos acústicos para los sellos Columbia y RCA Víctor a partir de 1906 y se mantuvo en activo hasta el umbral de 1920, a juzgar por los registros de esas casas discográficas.

Los Valenzuela colaboraron económica y personalmente con la Guerra de Independencia de Cuba.

Fuente: ENCaribe.org


Noticias relacionadas