Raúl
Ferrer
Pérez

Raúl Ferrer Pérez
Nacimiento:  
4
/
5
/
1915
Fallecimiento:  
12
/
1
/
1993

Pedagogo y poeta cubano, símbolo de la Campaña de Alfabetización y de la educación para adultos.

Nació en el pueblo de Meneses, municipio Yaguajay al centro de Cuba.

En 1933 se graduó de Bachiller en Ciencias y Letras en el colegio de los Hermanos Maristas y se propuso comenzar estudios de medicina, pero la Universidad de La Habana había sido clausurada por Gerardo Machado.

Por necesidades económicas comenzó a trabajar como obrero azucarero en el central Vitoria, en Yaguajay, y participó en el sindicato de trabajadores del central como miembro del ejecutivo sindical.

En 1935 recibió el título de Profesor de Educación Física en la ciudad de Santa Clara, capital de la antigua provincia de Las Villas. Al año siguiente concurrió al I Congreso Azucarero Provincial como delegado de los obreros azucareros del central Vitoria.

De 1936 al 1939, durante la Guerra Civil Española, participó en las actividades del Frente Antifascista Municipal de Yaguajay.

En 1937 se trasladó a La Habana para iniciar un cursillo pedagógico en la Escuela Normal Rural José Martí. Fue seleccionado como Maestro Cívico Rural, y se inició en esta labor en el central Narcisa (hoy Obdulio Morales), donde tuvo el apoyo del sindicato azucarero y el respaldo de trabajadores y maestros.

En 1941 organizó la Federación Nacional de Maestros rurales, en la que ascendió como dirigente, desde el municipio y la provincia hasta el Ejecutivo Nacional. En esa organización magisterial se crearon sus primeros lazos con la Asociación Nacional Campesina. La Federación de Maestros asumió la dirección de la revista La Escuela Rural y lo designó como jefe de redacción.

Organizó luchas por aumentos salariales para los maestros y conserjes, por un mayor número de aulas, por el desayuno escolar para los alumnos de primaria y por los derechos de los maestros.

En 1943 los dirigentes de la Federación de Maestros de Cuba y la Federación de Maestros Rurales unieron sus fuerzas para tratar de unificar al magisterio cubano, dividido en organizaciones paralelas. Del 12 al 19 de agosto de 1945 se efectuó el Congreso de Unidad Magisterial en el Instituto Tecnológico de Ceiba del Agua, con la asistencia de ochocientos delegados procedentes de toda la nación; allí nació el Colegio de Maestros de Cuba, que cumplió los objetivos de unidad. Raúl Ferrer ocupó en él el cargo de secretario de finanzas.

El 10 de agosto de 1949 recibió el título de Maestro Normalista. En 1951 inició estudios preparatorios con el fin de acudir a las oposiciones para plazas de maestros en el distrito Escolar de La Habana. En 1952, año del golpe de Estado de Fulgencio Batista, trasladó su domicilio a la capital y presentó solicitud de participación en el Concurso Oposición de Maestros del Director Escolar de La Habana. Ocupó un lugar preferente en el escalafón de maestros, y el 23 de febrero de 1953 fue nombrado maestro de sexto grado en una escuela de varones.

Como miembro del Colegio de Maestros de Cuba asistió en calidad de delegado a la Conferencia Internacional de la Federación Sindical del gremio en Viena, Austria. Esas tareas lo dieron a conocer en el magisterio cubano.

En 1954 pronunció en la ciudad del Camagüey su conferencia «Otra versión de la Rosa Blanca». Ese mismo año recibió el Premio Nacional de la Organización de Comercio de La Habana por sus décimas «La Guayabera», publicadas en la revista bohemia, y publicó en su pueblo natal el poema «Yaguajay».

En 1959 ocupó el cargo de secretario de Relaciones Internacionales del reorganizado Colegio Nacional de Maestros Normales y Equiparados, entre cuyos acuerdos estaba la publicación del periódico El Magisterio Cubano, del que fue subdirector.

Intervino magistralmente en el II Congreso de Educación Rural, y trabajó en la organización del I congreso Nacional de Consejos Municipales de Educación, las comisiones de alfabetización y las Brigadas Técnicas de alfabetización. El 12 de abril del mismo año publicó su ensayo pedagógico La Nacionalización de la Enseñanza.

En 1960 formó parte de la delegación cubana al VII Congreso Americano de Maestros en Lima, Perú, y fungió como miembro de la comisión organizadora de la III Conferencia de Educadores del Mundo, en Conakry, Guinea.

Al reestructurarse en 1961 la Comisión Nacional de Alfabetización, Raúl Ferrer fue designado vice-coordinador nacional. A partir de ese cargo desenvolvió múltiples actividades que lo dieron a conocer personalmente entre buena parte de los educadores y alfabetizadores del país, pues su capacidad de comunicación y su condición de poeta le permitían llevar mensajes de aliento y victoria a las grandes mayorías, y se convirtió en un símbolo de la Campaña de Alfabetización cubana.

En 1963 formó parte de la delegación cubana a la Conferencia de Educadores Americanos, en Río de Janeiro. En 1965 asistió al Congreso Mundial de lucha contra el analfabetismo en Teherán, Irán.

En 1968 fue presidente de la delegación cubana al I Seminario de la CREFAL sobre alfabetización funcional en América Latina, efectuado en Quito, Ecuador. En 1970 presidió la Comisión Organizadora del Pre-seminario de Educación Permanente auspiciado por la UNESCO y el MINED.

En 1972 presidió el Seminario Latinoamericano de Educación de Adultos orientado por la CREFAL. Asimismo, publicó su libro Una década de educación de Adultos.

En 1976 figuró como miembro del Comité Especial de Expertos gubernamentales de la UNESCO, con sede en París, que se encargaba de presentar los proyectos de recomendaciones relativas al desarrollo de la educación de adultos en el mundo. En ese propio año editó, a solicitud de la UNESCO, Educación de Adultos en Cuba.

En 1980 ocupó el cargo de Asesor Internacional de la UNESCO en la Cruzada de Alfabetización, en Nicaragua, y fue designado Director del Seminario Internacional de Alfabetización y Educación de Adultos, en la República Popular de Angola.

Entre 1981 y 1983 desempeñó funciones diplomáticas en países europeos. En 1984 ocupó el cargo de Especialista de Publicaciones Literarias en el Ministerio de Cultura y presidió la Comisión Nacional del Programa de Fomento de los Hábitos de Lectura y Promoción del Libro.

En 1990 publicó una pequeña colección de poemas, Espejo de paciencia.

Cada año, del 3 al 5 de mayo se celebra en Meneses y Yaguajay el Evento "Raúl Ferrer entre nosotros", donde se presentan nuevas investigaciones y se hacen conversatorios, encuentros teóricos, exposiciones en homenaje al maestro. En el marco de esas actividades la Casa de Cultura Municipal, que lleva por nombre "Raúl Ferrer" premia los ganadores del concurso anual de literatura y artes plásticas del mismo nombre.

Fuente: EnCaribe.org


Noticias relacionadas