Foto

El general de brigada de la reserva y ex fiscal general de la República de Cuba, Juan Escalona, falleció en La Habana el viernes 28 de septiembre a causa de una bronconeumonía a los 87 años de edad, informó la televisión cubana.

Escalona era conocido internacionalmente como el fiscal acusador en los procesos judiciales de 1989 contra los generales Arnaldo Ochoa -que fue fusilado junto con otros tres militares acusados de tener vínculos con el narcotráfico- y José Abrantes, que era entonces Ministro del Interior.

El informe televisivo destacó que la vida y obra del general Escalona constituyó “un ejemplo de modestia, honestidad, entrega sin límites a su profesión, a las Fuerzas Armadas Revolucionarias y a la Revolución”, así como su “lealtad infinita” al fallecido líder Fidel Castro y al general y expresidente Raúl Castro.

Abogado de profesión, además de militar, Escalona tuvo una serie de cargos importantes, entre ellos los de ministro de Justicia (1983-1990) y presidente de la Asamblea Nacional del Poder Popular (Parlamento unicameral), desde 1990 hasta 1993.

También fue fiscal general de la isla por más de 20 años, hasta que en el año 2010 fue liberado de esa responsabilidad por problemas de salud.

Nacido en Santiago de Cuba el 22 de junio de 1931, Escalona integró la columna que comandaba Raúl Castro en el II Frente Oriental “Frank País” de la guerrilla de la Sierra Maestra, y tras el triunfo revolucionario de enero de 1959 fue su ayudante en el Ministerio de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (Minfar) y jefe del Estado Mayor del Ejército Occidental.

Fue uno de los redactores de la ley que creó el Minfar y durante la guerra de Angola ocupó la jefatura del Estado Mayor General desde La Habana.

Escalona dirigió el grupo de trabajo que en 1987, elaboró las modificaciones del Código Penal cubano y también trabajó en la elaboración de leyes de los tribunales, notariado, las asociaciones, los registros civiles, el Código Civil y en el Decreto Ley 87, relacionado con el procedimiento de revisión contra las sentencias firmes de los tribunales.

Al morir era militante del Partido Comunista de la isla, cuyo Comité Central integró desde 1980 hasta 2011.

Además había recibido diversas condecoraciones “por sus aportes a la defensa de la patria, su trayectoria y fidelidad a la causa revolucionaria”, resaltó la reseña de la televisión.

Famoso