José Silverio
Jorrin
Bramosio

José Silverio Jorrin Bramosio
Nacimiento:  
19
/
6
/
1816
Fallecimiento:  
6
/
10
/
1897

Sobresale por su dedicación a proteger la instrucción pública y propagar en Cuba la agricultura científica.

Nace en La Habana. Cursa estudios en el Colegio San Cristóbal de Carraguao. Estudia la carrera de Derecho, en la Universidad de La Habana, de la que se gradúa en 1841.

Realiza viajes por Europa y Estados Unidos. Regresa a su patria en 1844 donde ejerce la abogacía en un bufete habanero. Escribe en 1839 un Tratado de Dibujo lineal, que es publicado por la Junta de Fomento. Redacta importantes memorias sobre construcción de la Nueva Necrópolis, creación de un gimnasio normal y acerca de la construcción de un nuevo edificio para la Universidad de La Habana.

Se desempeña como Inspector de escuelas y Vocal de la Junta de Instrucción Pública. Es nombrado Magistrado Suplente de la Audiencia de La Habana, En 1869 es desterrado por sus ideas políticas. Participa en la campaña reformista, como miembro del Partido Liberal Autonomista, en que es elegido Senador por Puerto Príncipe, entre 1879 y 1881, y Senador por la Universidad de La Habana, en 1885.

En el Parlamento español aboga por reformas sociales, políticas y económicas. Autor del folleto España y Cuba (1876), escrito en París, en el cual insta a cambio en la política española respecto a Cuba. En su trabajo Cuba y los cubanos, escrito días antes de morir, se declara firme partidario de la independencia.

Sobresale en su dedicación a proteger la instrucción pública y propagar en Cuba la agricultura científica en sus más variados aspectos. Por esta razón financia, desde becas a jóvenes cubanos para que estudiaran agronomía en centros europeos (como fue el caso del depósito que realizó en el Banco Español de La Habana por la suma de cuatro mil pesos), hasta proyectos industriales como el de Álvaro Reynoso, en su intento por encontrar un medio eficaz de extraer el azúcar. (Durante diez años ocupa el cargo de concejal del ayuntamiento, y más tarde el de Síndico del municipio habanero.

Actúa en calidad de abogado para poderosas sociedades anónimas, tales como: la Compañía de Almacenes de Regla, el Banco de Crédito Industrial y la Empresa de los Ferrocarriles de Cárdenas y Júcaro. Publica numerosos artículos en periódicos científicos y literarios. Dona a la biblioteca de la Sociedad Económica de Amigos del País las obras de agricultura más selectas escritas en los Estados Unidos, España, Francia, Italia e Inglaterra. Propicia el financiamiento a dicha Sociedad, para que otorgue premios a los campesinos que obtuvieran mayores rendimientos en sus cosechas.

Funge como Vocal de la Junta Superior de Instrucción Pública y Presidente de la Sociedad Económica de Amigos del País, así como Miembro corresponsal de la Sociedad Histórica de Nueva York.

Obtuvo medalla de bronce en la Exposición de Ámsterdam por su obra Disquisiciones Colombinas. Entre sus obras se encuentran: Cristóbal Colón y la crítica contemporánea., 1883; Cristóbal Colón y el cuarto centenario del descubrimiento de América, , 1888; Curso elemental de Dibujo lineal, 1839; España y Cuba, 1884; “Filosofía del Arte, 1861 y Los autógrafos inéditos del primer virrey de las Indias, 1888.

Fallece en New York, Estados Unidos de América, el 6 de octubre de 1897.


Noticias relacionadas