José Ramón
Brene

José Ramón Brene
Nacimiento:  
1
/
5
/
1927
Fallecimiento:  
1990

Director de teatro. Uno de los más importantes dramaturgos del teatro cubano. Nacido del Seminario de Dramaturgia del Teatro Nacional en los años sesenta, donde se descubrió a un hombre lleno de gracia e ingenio popular, dotado con posibilidades para contar historias del pasado y el presente.

Nace en la ciudad de Cárdenas. Después de realizar sus estudios primarios en Colón y los secundarios en el Instituto de Matanzas aprobando hasta tercer año de bachillerato.

Posteriormente se trasladó a los Estados Unidos, donde estudió en un College de Carolina del Norte durante año y medio. Matriculó por correo Filosofía y Letras en la Universidad de México y cuando viajaba hacia ese país la falta de dinero lo obligó a detenerse en Nueva Orleans. Allí se alistó como limpiador en una nave panameña (1943).
Entre 1945 y 1949 navegó en petroleros y mercantes. En 1952, tras varios años en Cuba, volvió al mar como oficial de máquinas, labor que realizó hasta 1959 y que alternaba con el desempeño de diversos empleos entre viaje y viaje. Durante todos estos años visitó Francia, Norteamérica, Africa del Norte, Brasil, Argentina, Bélgica, la URSS, el Golfo Pérsico y escribió una extensa novela que finalmente destruyó.

Tras su regreso a Cuba en 1959 ingresó en el Seminario de Dramaturgia del Consejo Nacional de Cultura, donde escribió su primera pieza, "La peste viene de al lado", antes de graduarse en 1962. Ya desde el año anterior trabajaba como asesor de dramaturgia en las Brigadas Covarrubias.

En 1962 se produjo el estreno de "Santa Camila de La Habana Vieja", a cargo del grupo Milanés y con la dirección de Adolfo de Luis. La repercusión y el éxito obtenido por esta obra la han convertido en un clásico exponente de la dramaturgia del período revolucionario. Son numerosas las reposiciones que se han hecho de ella y ha sido representada en el extranjero y llevada también a la televisión.

En 1962 se estrenaron igualmente sus piezas "Pasado a la criolla" y "La muerte de un perro".

Durante los años siguientes continuó estrenando obras como "La viuda triste" (1963), "La fiebre negra" (1964), "Romeo y su prieta" (1964), "Chismes de carnaval" (1966) y "El corsario y la abadesa" (1967), con la que obtuvo mención en el concurso UNEAC (1967).

Escribió ocasionalmente para la radio y fue asesor de los grupos Teatro del Tercer Mundo y Teatro Político Bertolt Brecht. Este último estrenó en 1978 su obra "El ingenioso criollo don Matías Pérez".

Fungió como jurado de teatro en los concursos 26 de Julio, 13 de Marzo y UNEAC. En 1985 participó en el Primer Encuentro Nacional de Dramaturgos, convocado por la Delegación de la UNEAC y la Dirección Provincial de Cultura de Camagüey, evento en el que realizó la lectura de su obra "Perpetua y la cooperativa".

Fue miembro de la Sección de Literatura de la UNEAC y colaborador de La Gaceta de Cuba y Casa de las Américas.

Al morir dejó un extenso repertorio sin estrenar e inédito, al cual la crítica asegura, sin precisar fechas de creación en muchos casos, que pertenecen Tebas contra los siete, Azúcar (1970), Celestina al teléfono (1975), El bohío de mamá Yaya, Un gallo para la Ikú, Yoya Belén, La divina tragedia, La lámpara de Aladino, La lata de estrellas, Aquel barrio nuestro, Escándalo en la Trapa, Las puyas, El jorobado de la cañona, La guaracha de los tres quilos, Miss Candonga, entre otras.

En el bienio 1989-90 tuvieron lugar varias reposiciones de su antológica Santa Camila de La Habana Vieja en el barrio capitalino La Güinera, con elencos variados y en una adaptación en la cual tomaban parte los propios vecinos del lugar. Durante muchos años trabajó como asesor dramático en la Dirección de Teatro y Danza del CNC y después en el MINCULT.

Sus obras El gallo de San Isidro y Matías Pérez el ingenioso criollo han sido publicadas y representadas.

La obra dramatúrgica de José Ramón Brene ha sido considerada como modelo de fuertes raíces populares, ha sido comentada e incluida en antologías y estudios del teatro cubano. Sus textos son clásicos de la dramaturgia cubana que recibieron el aplauso de la crítica y el público. En sus obras se fusiona lo popular y lo poético, lo histórico y lo contemporáneo, su lenguaje indaga en las raíces de lo cubano, en la cultura, en sus personajes, la manera de hablar y vivir.

Premios y Distinciones:
Premio y mención en el concurso UNEAC (1970) con las obras Fray Sabino y El camarada Don Quijote, el de Guasabacuta Arriba y su compañero Sancho, el de Guasabacuta Abajo, respectivamente.
En 1962 también obtuvo mención de teatro en el concurso Casa de Las Américas con su obra La viuda triste. Ocho años más tarde ganó el premio José Antonio Ramos de la UNEAC con la obra Fraile Sabino y mención con la titulada El camarada Don Quijote, el de Guanabacuta arriba y su fiel compañero Sancho Panza, el de Guanabacuta Abajo.

Bibliografía activa:
Santa Camila de La Habana Vieja y Pasado a la criolla (Teatro), 1963,97 pp.
El gallo de San Isidro(Teatro), 1964, T, 161 pp. Un loco y su sombra(Teatro), 1965, 99 pp.
Teatro, 1965, 193 pp.
Fray Sabino, 1971, 157 pp.
Teatro, 1982, 351 pp.
Pasado a la criolla y otras obras, 1984, 368 pp.


Noticias relacionadas