Iris
Burguet

Iris Burguet
Nacimiento:  
23
/
10
/
1922
Fallecimiento:  
11
/
9
/
1987

Concertista de técnica depurada.

Desde temprano inicia su formación musical en el conservatorio de Ramona Sicardo dónde estudia, piano, teoría y solfeo y se gradúa de canto, lo cual no le impide simultanear el aprendizaje de taquigrafía y mecanografía y cursar estudios para la impostación de voz, con el maestro Lalo Elosegui.

Realizó estudios de canto en Cuba, en la Academia Filarmónica Italiana Farelli-Bovi y con el maestro Juan Manuel Elósegui; en Europa y los
Estados Unidos, con Simone Tilliard, Viorica Ursuleac y Karl Walter.

En 1937, con sólo quince años de edad debuta como concertista vocal con la Orquesta Sinfónica dirigida por el maestro Gonzalo Roig, en el Teatro Auditórium. De la mano del maestro Gonzalo Roig, incursiona en la radio, en el programa La hora del encanto, en la emisora COCO, actuación que luego se realiza habitualmente en RHC Cadena Azul y el Circuito CMQ. También se presenta en conciertos, acompañada del maestro Ernesto Lecuona en diversas sociedades culturales de la época. Finalizando la década de 1930, inicia el estudio de los idiomas italiano, francés y latín como herramientas indispensables para interpretar en el idioma original la música de concierto universal, que incorpora en su repertorio. Se gradúa en el Seminario de Arte Dramático en el Teatro Universitario y cursa Didáctica musical, Historia de la Música y del Cine.

En 1943, es elegida como la Reina de la Radio en un concurso nacional patrocinado por el periódico Mañana, con la interpretación de la pieza musical Rayo de Sol, escrita particularmente para ella por el maestro Rodrigo Prats. Por siete años consecutivos la crítica radial e impresa la selecciona la cantante más destacada del país. En esa etapa estudia asimismo los idiomas ingles y portugués. Interpretaba en vivo en la radio cubana, cada obra, en el idioma original. El 10 de mayo de 1945 se presenta en la CBS Radio en Estados Unidos, donde acumula un exitoso currículo que incluye grabaciones en la Radio Nacional de Francia, la BBC de Londres, Radio Ravat de Viena, la Deutschland Welle de Alemania, Radio Moscú, Radio Sofía (Bulgaria) y en Brno, Checoslovaquia. En 1949 se presenta en el Círculo Medina (México) y en New York.

En 1951 compite, respresentando a Cuba, en las tres categorías de la Olimpiada Internacional de Música celebrada en el Festival de Salzburgo, Austria, lo que le permite, en 1952, realizar su primera exitosa gira artística por Europa.

En 1958 se le otorga una beca por un año en la Escuela Superior de Música de Munich, Alemania, donde estudia canto y perfecciona el idioma con el profesor Kart Water Smitt y recibe el titulo de graduada de manos del propio presidente de la República. En Viena, Austria trabaja con la profesora Viorica de Krauss en el perfeccionamiento de los lieders de Strauss y en Paris con Simona Tilliard, se dedica a perfeccionar la interpretación de música francesa. En 1961 realiza una extensa gira por la Unión Soviética.

En 1959, al triunfo de la Revolución, abandona un contrato importante en la ópera alemana y regresa a Cuba, incorporándose al quehacer cultural del nuevo proyecto social.

El 11 y 14 de noviembre de 1960, se presenta en la función inaugural de la Orquesta Sinfónica Nacional, bajo la dirección de Enrique González Mantici en el homenaje a Alejandro García Caturla.

Para 1961 da la primera audición integral en Cuba de Los motivos de Son de Amadeo Roldán, con los conjuntos instrumentales de la Orquesta Sinfónica Nacional y con el maestro Alberto Merenson a la batuta.

En 1963, es designada asesora de la Comisión Técnica Musical cubana y realiza una gira nacional junto a la Orquesta Sinfónica Nacional. El 28 de noviembre de 1964, es solista en el homenaje realizado en el Teatro Auditórium Amadeo Roldán, auspiciado por el Consejo Nacional de Cultura, a Heitor Villalobos, fallecido en 1959. El programa cuenta como director invitado al español Ernesto Xanco, y se interpretan las partituras, que la esposa del ilustre músico entrega a Alejo Carpentier, quien a la vez las hizo llegar a la Casa de las Américas y a la Orquesta Sinfónica Nacional. Además de las famosas “Serestas”, interpreta “Tarde Azul” (melodía sentimental) última obra del compositor, entonces desconocida en Cuba.

En 1974, integra el jurado internacional de Canto en Rumania y dos años después, participa en el Festival de la Opera de Berlín, Alemania.

Se desempeña como profesora del Conservatorio Amadeo Roldán, en La Habana, entre 1961 a 1968, dónde crea una metodología para la enseñanza musical.

Se cuenta entre los fundadores de la Unión Nacional de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC). Entre otros galardones, se le otorga, en 1982, la Distinción por la Cultura Nacional.

Durante su carrera artística, que abarcó unas cuatro décadas, se presentó en recitales y conciertos de las orquestas sinfónicas cubanas y acompañada por los más prestigiosos pianistas.

Intervino en las premières cubanas de varias obras del repertorio sinfónico vocal y de las óperas L’enfant des sortilèges, de M. Ravel y Jeanne d’Arc au boucher, de A. Honneger.

En su carrera de solista con orquesta, Iris Burguet actuó bajo la batuta de directores del prestigio de Arthur Rodzinsky, Frieder Weissmann, Thomas Mayer, Heitor Villalobos, Blas Galindo y otros. Y en el terreno operístico, la desaparecida soprano cubana interpretó los roles protagónicos en las óperas La traviata, de Verdi, y La boheme, de Puccini.

Llegó a cantar en seis idiomas e hizo del lied la especialidad preferida, pues su preparación técnica y la capacidad musical natural, le permitieron abordar con éxito las manifestaciones más difíciles del canto.

Iris Burguet también estrenó en nuestro país importantes obras de autores clásicos y contemporáneos, entre las que merecen destacarse El niño y los sortilegios, de Ravel; Juana de arco, de Honegger; la Segunda y Cuarta Sinfonías de Mahler; el Canto a Sevilla, de Turina; las Bachianas, Serestas y Florestas do Amazonas, de Villalobos; Motivos de son, de Amadeo Roldán; la Cantata a Juárez, de Blas Galindo y ciclos de canciones de Schumann, Beethoven, Dvorak, Britten, Falla y Ricardo Strauss.

Durante su extensa y meritoria carrera artística, Iris Burguet recibió el reconocimiento de la crítica especializada de los numerosos países en los que actuó, la cual le ofreció los mejores elogios por la calidad técnica y expresiva de sus interpretaciones.

Iris Burguet murió en su ciudad natal, el 11 de septiembre de 1987. Un concurso nacional de canto lleva su nombre y premia cada dos años a jóvenes artistas líricos.


Noticias relacionadas