Guillermo
Pérez
Miranda

Guillermo Pérez Miranda
Willy Miranda
Nacimiento:  
24
/
5
/
1926
Fallecimiento:  
7
/
10
/
1996

Jugador cubano de beisbol que ocupaba el campo corto. Considerado como uno de los mejores torpederos a la defensiva en los anales de las Ligas Mayores. Electo al Salón de la Fama del béisbol cubano en 1983, en la ciudad de Miami.

Nació el 24 de mayo de 1926 en el municipio de Velazco, en la provincia de Las Tunas. Tenía una talla de 5 pies y 8 pulgadas, con un peso de 152 y bateaba ambidextro y lanzaba con la derecha.

Nunca hubo, según cuentan los cronistas de aquellos tiempos, manos más firmes, ni más seguras que las de Willy Miranda. Podía hacer cosas muy extrañas con ellas, incluso, algunos quedaban en ridículo al intentar hacer lo que para Willy era una rutina. Entre los paradores cortos del béisbol cubano han existidos pocos como él en ese aspecto.

No importa que su bate no le acompañara, con el guante le bastaba para hacer leyenda. En 12 años siempre vistió la casaca azul del Almendares (excepto en los meses finales de la temporada de 1959-60 cuando fue transferido al Habana). Pero, ciertamente con los Alacranes obtuvo el galardón al Mejor Novato en 1948-49 y con ellos compartió y disfrutó los últimos cinco títulos de campeón que la afamada institución beisbolera pudo conquistar antes de desaparecer para siempre de la historia del béisbol cubano.

Estadísticas de por vida

Temporadas VB CA H 2B 3B HR CI BR BB K AVE
12 2214 224 523 57 26 3 145 15 - - 236

Estadísticas por temporada
Año Club VB CA H 2B 3B HR CI BR BB K AVE
1948-49 Almendares 41 7 9 1 0 0 2 1 - - 220
1949-50 Almendares 97 15 25 3 2 0 7 4 - - 258
1950-51 Almendares 279 40 82 9 4 1 16 4 - - 294
1951-52 Almendares 268 22 62 2 5 1 12 2 - - 231
1952-53 Almendares 215 25 44 4 2 0 22 0 - - 205
1953-54 Almendares 194 22 59 10 1 0 16 0 - - 304
1954-55 Almendares 177 15 40 3 3 0 13 0 - - 226
1955-56 Almendares 225 25 49 5 3 0 16 1 - - 218
1956-57 Almendares 143 11 22 2 0 0 6 4 - - 154
1957-58 Almendares 199 16 49 8 4 0 13 0 - - 246
1958-59 Almendares 223 16 55 7 2 1 15 0 - - 247
1959-60 Almendares 153 10 27 3 0 0 7 2 - - 176
Incluye solamente la actuación en la Liga Profesional Cubana.

Cuentan que su padre, según sus propias palabras, se preocupó tanto por enseñarlo a fildear en los terrenos del Central Velasco, que nunca pudo aprender a darle en el centro a la pelota, por tanto, su mérito es aún mayor porque se mantuvo durante nueve temporadas en las Ligas Mayores, solamente por sus grades dotes de fildeador. Al respecto, cuando fue entrevistado por el comediante Joe. E. Brown, para un programa radial y le explicó como su padre le regaló un guante para enseñarlo a recoger pelotas, Brown le preguntó: "¿Y tu padre nunca te regaló un bate?".

Para muchos como Tom Lasorda, ex manager de Los Angeles Dodgers y Gene Mauch ex manager de varios equipos de Grandes ligas, incluyendo a los Angelitos de California, Willie ha sido El MEJOR DE TODOS LOS TORPEDEROS A LA DEFENSIVA en los anales de las Ligas Mayores. Sin embargo, en una reciente presentación televisada, Lasorda expresó sus dudas sobre quién escoger entre Miranda y Ozzie Smith, de los Cardenales de San Luis.

Guillermo comenzó a jugar béisbol en 1940 con el Club Juvenil del Parque José Martí en La Habana, haciéndolo al año siguiente con los hermanos Maristas. De 1942 a 1947 participó en los torneos amateurs con el Club Teléfonos en la Liga Nacional de Amateurs de Cuba. Ingresó en la pelota organizada en 1948 con el Sherman de la Big State League, una localidad a menos de 100 millas de Dallas. Los aficionados del lugar no querían dar crédito a sus ojos, cuando vieron fildear a Miranda y llegaron a la conclusión de que estaba fuera de grupo.

En 1949 estuvo con el Chattanooga de la Southern League. Ese mismo año debutó en Cuba con el Almendares, siendo seleccionado el Novato del Año.

Se inició en la Liga Americana en 1951 con los Senadores de Washington y se mantuvo en las Grandes Ligas hasta 1959, vistiendo los uniformes de los Senadores, Medias Blancas de Chicago, Carmelitas de San Luis, Yanquis de Nueva York y Orioles de Baltimore. En esos 9 años participó en 821 juegos y en 1914 veces al bate, conectó 413 hits, acompañado de 50 dobles, 14 triples, 6 jonrones, 132 carreras impulsadas, 13 bases robadas y un average de .221. Y sobre todo realizó unos outs tremendos sacando a los corredores que conectaban la bola por el hueco entre la tercera base y el campo corto haciendo alarde de su brazo y habilidad incomparable de soltar la pelota con la rapidez del rayo.

Al respecto, durante una entrevista televisada, Paul Richards, quien fuera dirigente del Baltimore declaró: "Cuando el Baltimore adquirió la franquicia de los Browns de San Luis en 1954, en realidad no-tenia nada con que interesar a los fanáticos. Pero la suerte nos favoreció y adquirimos de los Yanquis a Miranda en 1955, a quien los Mulos de Manhattan se daba el lujo de pagarle un salario, para jugar los últimos episodios por Phil Rizzuto, prolongando la carrera de este en los circuitos mayores. Willie no bateaba, pero ¡QUE MANERA DE FILDEAR!!!. Sus atrapadas eran espectaculares, cubría un terreno enorme, poseía un brazo de privilegio y sacaba la bola del guante con mas rapidez que con la que un mago saca la carta de la manga del saco".

"Los aficionados iban al parque para verlo recoger pelotas", continua explicando Richards. "Y puedo asegurarles sin temor de ninguna clase, que Willie ayudó a que el cambio de franquicia no fuera un rotundo fracaso". Miranda lideró a todos los torpederos ese año, en todas las categorías defensivas.

En otra oportunidad, Richards aseguró que Rizzuto y Luis Aparicio eran jugadores mas completos, pero que Miranda hacía sobre el terreno de pelota con su guante y brazo lo que ellos no podían.

Después de su retiro, Willie declaró que los mejores de su época incluían a Rizzuto, quien era su ídolo y a quien admiraba por ser tan pequeño y hacer una labor tan maravillosa en el campo corto del Yankee Stadium. Igualmente elogió a Mark Balanger, quien en sus buenos tiempos hacia lucir fácil todos los lances, así como a Roy McMillian y al venezolano Aparicio. Recordó con cariño su combinación de dobles matanzas con Bob Young, agregando que nadie bateó mas duro por su posición como Gus Zernial, Elmer Valo y Al Rosen.

Willie jugó 12 años en Cuba con el Almendares, con la excepción de su ultima campaña en 1959-60, la que dividió vistiendo los uniformes de los Azules y los Rojos del Habana. En total bateó para un promedio de .237 en los torneos cubanos, el producto de 524 hits en 2,214 veces al bate, acompañado de 224 carreras anotadas, 145 impulsadas, 57 dobles, 21 triples, 3 jonrones y 14 base5 robadas. Sus mejores temporadas en la Liga Cubana, fueron las de 1953-54 con .304 de average y 1950-51 donde le pegó a la pelota a un ritmo de .294. Jugó en tres Series del Caribe con los Alacranes. En 1954 y 1955 bajo la dirección de Bobby Bragan y en 1959 de Oscar Rodríguez.

Miranda no solo ha sido el mejor torpedero cubano a la defensiva de todos los tiempos, sino que muchos estiman que merece igual reconocimiento en las Grandes ligas (quizás con la excepción de Ozzie Smith), donde no adquirió mayor notoriedad debido a su pobre bateo y al hecho que en su época costaba mucho mas trabajo que se reconociera el talento latinoamericano.

Willie fue "CAPITAN" de los Azules del Almendares en los campeonatos invernales cubanos y "GENERAL" en cualquier terreno a la hora de fildear la pelota.

Willie falleció el sábado 7 de Septiembre de 1996, en Baltimore, de un enfisema pulmonar, quizás debido a que diez años antes, salvó la vida a cuatro de sus vecinos de un incendio y como consecuencia tuvo que ser ingresado en un hospital, debido a las inhalaciones de humo.