Fidel
Ilizástigui
Dupuy

Fidel Ilizástigui Dupuy
Nacimiento:  
23
/
3
/
1924
Fallecimiento:  
14
/
2
/
2005

Destacado Internista. Educador médico de alto nivel. Ejemplo de profesional comprometido con su tiempo, maestro exigente, compañero entrañable. Su extraordinaria vida académica, social y revolucionaria, es fiel reflejo de los principales momentos de la educación superior de ciencias médicas en el período revolucionario.

Nació en el Central San Antonio, hoy Central Manuel Tames, en el municipio de Jamaica, antigua provincia de Oriente, hoy Guantánamo. Realizó la Enseñanza Primaria en escuelas públicas y privadas del Central donde había nacido y la Enseñanza Secundaria en la escuela de Guantánamo. La Enseñanza Preuniversitaria la realizó en su Instituto de Segunda Enseñanza, donde se graduó de Bachiller en Ciencias y Letras con el grado de Sobresaliente en el año 1944. Tanto en la Primaria, Secundaria como en el Bachillerato sería el Primer Expediente de su curso. Antes de terminar el año matricula en la Universidad de La Habana. Y en ese propio año ingresa al Partido Socialista Popular (PSP).

Fue Alumno Ayudante de la Cátedra de Bacteriología, 1945-46 y de Patología Médica con su Clínica, 1946-51. Durante estos años, se integra a las actividades político- estudiantiles siguiendo las orientaciones del PSP, participando en las luchas por el adecentamiento de la Universidad, las huelgas estudiantiles en apoyo al movimiento obrero, las luchas políticas contra los gobiernos de los doctores Ramón Grau San Martín y Carlos Prío Socarrás y en las campañas organizadas en Cuba a favor de la paz internacional

Se gradúa de Doctor en Medicina en 1951. De las 36 asignaturas cursadas, 30 fueron con resultados de Sobresaliente y obtuvo 9 premios ordinarios. Los ejercicios de grado fueron calificados de Sobresaliente.

Una vez graduado, mantiene su activa participación en las luchas políticas de la Universidad, en el Hospital General Calixto García y en el Colegio Médico Nacional. Durante esa época, fue Secretario de la Asociación de Internos y Residentes del Hospital Universitario (AMAI), desde donde denunció y mantuvo una posición firme contra el golpe militar del 10 de marzo de 1952.

En esos tiempos fue un activo colaborador de los estudiantes y uno de los médicos de confianza del Directorio Revolucionario y de los combatientes de la clandestinidad del Movimiento 26 de julio, a quienes atendió en reiteradas oportunidades. Por tales motivos, su casa fue asaltada por los miembros del Buró de Represiones Anticomunistas (BRAC), en 1957. En 1958 fue preso y recluido en el Castillo del Príncipe y puesto a disposición del Tribunal de Urgencias. En ese mismo año, fue nuevamente detenido y llevado a las oficinas del Servicio de Inteligencia Militar (SIM), donde fue fichado por comunista.

Al triunfo de la Revolución del 1º de enero de 1959, se integró con pasión al trabajo. Desde el mismo año 1959 hasta 1961 trabajó como Asesor Técnico de la Sanidad Militar del Ejército Rebelde. Estuvo movilizado como médico por el Ejército o la Defensa Civil en todos los momentos y circunstancias en que la Patria estuvo en peligro, tanto durante la invasión de Playa Girón como durante la Crisis de Octubre.

Fue Miembro del Comité Ejecutivo del Colegio Médico Nacional desde 1960 hasta su disolución, el 30 de abril de 1966, defendiendo sus posiciones en las enconadas luchas que allí se desarrollaban.

Después de la disolución de los partidos políticos, ingresa en las Organizaciones Revolucionarias Integradas (ORI), donde fue Secretario de Educación del núcleo del Hospital General Calixto García hasta crearse el Partido Unido de la Revolución Socialista (PURS), donde desempeñó igual responsabilidad. Tuvo posteriormente el reconocimiento como Fundador del Partido Comunista de Cuba (PCC) en la Universidad de La Habana y su Facultad de Medicina.

La vida profesional, y también social y política, estuvo siempre indisolublemente ligada a su entrañable Hospital General Calixto García. En 1956 había sido Jefe del Servicio del Pabellón de Veteranos, fue también médico de la Clínica del Estudiante, radicada en el propio centro y se desempeñaba simultáneamente como médico interno, en el Centro Benéfico Jurídico de los Trabajadores de Cuba, donde se vinculó a lo más avanzado del pensamiento obrero de la época, entre quienes destacaba el propio director de la institución, Dr. Luis Díaz Soto.

De 1960 a 1968 continuó trabajando como Jefe del Servicio de Medicina Interna del Hospital General Calixto García, simultaneando esta actividad con múltiples labores docentes en la Facultad de Medicina y como asesor en el naciente Ministerio de Salud Pública (MINSAP), en el que realiza nuevas tareas junto a su labor docente: diseña el Plan Nacional de Reforma Hospitalaria y Universitaria, formando parte de la Comisión Técnica de los Hospitales Universitarios, trabajando intensamente para lograr la mejor organización del Hospital Nacional Enrique Cabrera y elaboró su reglamento hospitalario, que sirvió de guía para el Primer Reglamento de Hospitales.

Fue asesor para la organización externa e interna de las unidades de atención médica de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR) y en la organización y reglamentación de los hospitales militares Carlos J. Finlay, de la Policía Nacional Revolucionaria y Naval Luis Díaz Soto.

Contribuyó también, de forma significativa, a la organización de los servicios de Medicina Interna en varias provincias del país y al inicio de la docencia médica en los hospitales provinciales clínico-quirúrgicos, pediátricos y gineco-obstétricos, que constituyeron los núcleos gestores de las Facultades de Medicina que fueron surgiendo a partir de ese momento: Holguín (1966), Camagüey (1967), Matanzas y Pinar del Río (1968).

En su condición de Asesor del Ministro de Salud Pública, dirigió en 1965 la Comisión que organizó y reglamentó la Medicina en la Comunidad, instituida en 1966 y vigente hasta 1983, en que surgió el Policlínico Integral Comunitario, con su Modelo del Médico y Enfermera de la Familia.

Entre 1969 y 1971 ejerció el cargo de Sub-Director Docente de la Escuela de Medicina, y de 1971 al año 1972, el de Jefe de su Departamento de Pedagogía Médica. Durante ese período, diseñó y puso en práctica un nuevo Plan de Estudios de Medicina, que recibió el nombre de “Plan Integrado”, en 1970, que se extendió a todo el país, en 1974. Desde el año anterior ocupaba el cargo de Segundo Vicerrector de la Universidad de La Habana, y en 1974, la Vicerrectoría para la Educación Postgraduada y las Relaciones Internacionales.

En 1976 es ratificado como Profesor Titular de Medicina Interna por el entonces naciente Ministerio de Educación Superior (MES) y nombrado Decano de la Facultad de Medicina Número Uno –que tenía a los Hospitales Generales Calixto García y Comandante Manuel Fajardo, como principales escenarios docentes- radicada en el histórico hospital que era su madre nutricia. Al año siguiente es nombrado Vicerrector Docente de la Universidad de Ciencias Médicas de La Habana, asumiendo una función protagónica en el desarrollo del nuevo programa de estudios de Medicina y en los programas de las especialidades de Medicina Interna y de Pediatría, en tanto que miembro del Consejo Técnico Asesor del Ministerio de Educación Superior y Presidente de la Comisión Permanente de Educación de los Profesores de la Salud.

Más tarde asumió la función de coordinador y responsable del equipo de profesores que diseñaron el programa de formación del Especialista de Medicina General Integral y desarrollaron el modelo del Médico y Enfermera de la Familia, para lo cual fue nombrado en 1982 como Vicerrector de Planes, Programas y Desarrollo, cargo que desempeñó hasta su deceso.

Esta labor puede ser catalogada como la gran obra de su vida, a la cual le brindó todo su amor, visitando los principales centros de la docencia médica en el mundo y revisando los más avanzados programas docentes para formar uno propio. Su resultado fue la conformación del Nuevo Plan de Estudio que tiene como objetivo principal, el egresar un Médico General Básico.

En reconocimiento a su fecunda labor intelectual y sus aportes al desarrollo de la Salud Pública y la Pedagogía Médica cubana, se le otorgó el grado de Doctor en Ciencias Médicas en 1982.

En 1984 integró la Comisión del MES para analizar el diseño del Plan de Estudio de la especialidad de Farmacia, y en 1985 fue Presidente de la Comisión para la elaboración del diseño del Nuevo Programa de Estudio de la Licenciatura en Enfermería. En 1987 fue Presidente de la Comisión que elaboró el diseño del Nuevo Plan de Estudios de la carrera de Estomatología.

A lo largo de su vida profesoral recibió e impartió más de 100 cursos de postgrado, publicó más de 40 artículos en revistas científicas nacionales e internacionales. Autor de 17 folletos y co-autor de 8 libros que han servido de textos básicos en las distintas carreras de ciencias de la salud.

Entre las Condecoraciones y Reconocimientos más relevantes obtenidas figuran:
-Medalla 250 Aniversario de la Universidad de La Habana.
-Medalla de Combatiente de la Clandestinidad.
-Orden “Carlos J. Finlay”.
-Orden Nacional “Frank País”.

Falleció en la ciudad de La Habana, el 14 de febrero del año 2005, a los 80 años de edad, a consecuencia de las secuelas de una enfermedad cerebro- vascular.


Noticias relacionadas