Dionisio Ramón Emilio
Valdés
Amaro

Dionisio Ramón Emilio Valdés Amaro
Bebo Valdés, Caballón
Nacimiento:  
9
/
10
/
1918
Fallecimiento:  
22
/
3
/
2013

Intérprete de música cubana y jazz, considerado como una de las figuras centrales de la época dorada de la música cubana. Además de pianista, su faceta más conocida, ha sido compositor, arreglista y director. Cubano de nacimiento, Valdés es el máximo exponente del Jazz Afrocubano, género que gracias a este pianista fue conocido y sigue siendo aclamado en todo el mundo. Es el padre de otro destacado pianista de jazz cubano: Chucho Valdés.

Nieto de esclavos en Cuba, nació en el poblado de Quivicán en la provincia de La Habana, a los 7 años comienza sus estudios de piano. A la vez, participa en grupos escolares cantando y tocando maracas. Con 18 años se traslada con su tía a La Habana, donde se gana la vida pelando papas en un restaurante chino. Mientras estudia en el Conservatorio Municipal de Música de la Habana bajo ilustres maestros de la talla de Harold Gramatges y Oscar Muñoz Boufartique. En los años 40 sale del conservatorio y comienza una carrera profesional que va abriendo nuevos panoramas en la música cubana.

Comienza su carrera profesional como pianista de una de las orquestas más populares de la época, la de Julio Cueva, para la cual compone el mambo "La rareza del siglo".

Transcurre la década de los cuarenta y el célebre contrabajista cubano, Israel López Cachao cambia el curso de la música cubana con su danzón "Mambo". Bebo se suma a la orquesta de Armando Romeu en Tropicana, el cabaret mas famoso de la Isla. En poco tiempo, es asesor musical del célebre cabaret. Tocó en La Habana, en esa época, además en las orquestas Ulacia, García Curbelo, y de Julio Cueva y Orquesta y grabó discos con grupos dedicados a interpretar jazz afrocubano.

Conocido entre sus familiares y amigos con el apelativo cariñoso de Caballón por su considerable estatura, compuso mambos, como La rareza del siglo, que reviste el género recién introducido por Cachao y que cambiaría el curso de la música cubana.

Comenzó a trabajar con Cachao, amigo de la infancia, en una orquesta que formaron en 1937 en la que Cachao "desintegró" el mambo a su manera con esos bajos locos que metía. Luego vino la orquesta de Camacho, pero Bebo no dejaba de estudiar. En 1943 entró en el grupo de Wilfredo García Curbelo "Curbelito". Por esos años ya estaba terminando los estudios, había terminado armonía y empezaba con el contrapunto y la orquestación. No estaba acostumbrado a variar de tonos en el medio de un show así que, a la fuerza, tuvo que pasar de la universidad del conservatorio a la universidad de la calle.

En 1947 viaja a Haití y profundiza en sus raíces africanas, influencia que marcará su vida y su música hasta hoy. A su regreso a la Habana, se une a la orquesta de Armando Romeu.

En, 1952, el productor Norman Granz, entusiasmado por la reacción al jazz afrocubano en Nueva York, encarga a Valdés una grabación de jazz cubano pionera en el momento, con Beny Moré como vocalista.

En esas fechas, la orquesta de Valdés se escucha en la radio a la ancho y largo de la isla. Uno de los vocalistas es Benny More, quien se inspira en la formación para crear su propio big band. Por su parte, Bebo crea un nuevo ritmo, la batanga, y continúa componiendo. Uno de sus temas, "Rimando el cha-cha-cha" es todo un éxito para la Orquesta Riverside. Firma para acompañar a los artistas del sello Gema. Entre ellos se encuentra un cantante de incomparable fraseo, "El Guapachoso" Rolando Laserie, cuya popularidad es solamente superada por Moré. Tras haber brindado grandes éxitos a su orquesta Sabor, en 1960 se trasladó consecutivamente a México, Estados Unidos, España y Suecia, donde se estableció en 1960.

Su primera etapa en México la pasó como director musical del bolerista chileno Lucho Gatica. Va de gira por Europa con los Havana Cuban Boys. Creador de la batanga, su vida dio un vuelco de ciento ochenta grados cuando decidió exiliarse en 1960 en Suecia donde echó raíces y creó una familia permaneciendo alejado de la música durante muchísimo tiempo. Su primer contrato le llevaría a tocar durante seis meses en un club del Circulo Polar Ártico.

En Estocolmo, se enamora, se casa, y se suma en el más profundo anonimato. Pasan más de treinta años. Fue el 25 de noviembre de 1994 cuando Bebo recibe una llamada de Paquito D´Rivera, invitándole a grabar un nuevo disco en Alemania. Tres días después, D’Rivera produce Bebo Rides Again, colección de clásicos cubanos y originales de Valdés, compuestos especialmente para la ocasión. El tiempo no pasa en vano. Suena mejor que nunca. Comienza una nueva carrera a sus 76 años.

Además de su participación en el documental musical de Fernando Trueba, El milagro de Candeal y Calle 54 (2000), Bebo grabó junto con Cachao y Patato Valdés el álbum El Arte del Sabor (2001) por el que recibió un premio Grammy al Mejor Álbum Tropical Tradicional.

En el año 2000 se lanza la película dirigida por Fernando Trueba, Calle 54, junto con un doble CD de la banda sonora de la misma. El éxito fue extraordinario; se trata de unos encuentros históricos entre los más grandes del Jazz Latino entre los que han participado, entre otros, Bebo Valdés, Tito Puente, Eliane Elias, Jerry González, Michel Camilo, el propio Paquito D'Rivera, Cachao y tantos otros extraordinarios músicos afrolatinos. Su reciente disco, con Lola Records, titulado "El Arte del Sabor" junto con Cachao y Patato salió en Abril de 2001. Le han otorgado por el mismo el Grammy al Mejor Álbum Tropical Tradicional.

En 2002, Fernando Trueba produjo Lágrimas negras, disco que une al cantaor flamenco Diego el Cigala con Bebo Valdés al piano fusión inédita de Jazz y Flamenco en la que los dos artistas dieron lo mejor de sí mismos. Tras su publicación en 2003 se convirtió en un éxito internacional reconocido con un Grammy, tres Premios de la Música, un Premio Ondas, cinco Premios Amigo, tres Discos de Platino en España y uno en Argentina, México y Venezuela. El diario The New York Times lo alaba como Mejor disco del año en el apartado de música latina y les abre las puertas a una gira por, entre otras, París, Nueva York, Londres, La Habana, Buenos Aires, Tokio, México DF, Madrid y Barcelona. A finales de 2004 el disco había vendido más de 700.000 copias en todo el mundo.

Con 92 años, Bebo Valdés sigue siendo reconocido como una de las grandes figuras vivas de la música internacional. Su disco Lágrimas Negras junto al cantaor flamenco, Diego el Cigala, ha situado de nuevo al pianista cubano en plena actualidad. Lágrimas Negras es un éxito mundial y se publica en todo el mundo, ganando un Grammy Latino. Uno de los últimos proyectos de Bebo fue su participación en la última película de Fernando Trueba titulada: "El Milagro de Candeal", un film que cuenta, entre otras muchas cosas, la historia del viaje de Bebo Valdés a Salvador de Bahía (Brasil) para reencontrarse con sus orígenes africanos.

Ahora vive retirado, en Benalmádena, un pueblo de la provincia de Málaga, España. Como curiosidad, es vecino de Amparo Calvo Echeverría, una escritora de este pueblo (pero nacida en Huesca), que ha escrito el libro Con una taza de café.

Premios: 2 Grammys, 3 Premios de la Música, 1 Premio Ondas y 5 Premios Amigo
Discografía: Bebo Rides Again, El Arte del Sabor, Lágrimas negras

Bebo Valdés falleció en Estocolmo, Suecia a los 94 años el 22 de marzo de 2013


Noticias relacionadas

No puede ser de otro modo para quien desempeñó un papel de primerísimo orden en la cristalización del estilo orquestal con que la música vernácula alcanzó su más depurada expresión hacia la medianía del siglo pasado.

El pianista y compositor cubano Chucho Valdés anunció este miércoles en La Habana que su próximo álbum Jazz Batá II verá la luz en octubre próximo y estará dedicado al centenario del nacimiento de su padre, el reconocido músico Bebo Valdés (1918-2013).