Luciano
Pozo
González

Luciano Pozo González
Chano Pozo, El Tambor de Cuba
Nacimiento:  
7
/
1
/
18
Fallecimiento:  
3
/
12
/
1948

Percusionista cubano de son montuno y jazz afrocubano, hermano del trompetista Félix Chapotín. También conocido como El Tambor de Cuba, fue un revolucionario entre los tamboreros de Jazz, injertó en el Jazz de Norteamérica una nueva y vigorosa energía.

Limpió zapatos y vendió periódicos, tocó música en muchos lugares. Fue bailarín y tamborero de las comparsas El Barracón, La Mexicana, La Colombiana, La Sultana, La Jardinera y Los Dandys. Inició su carrera artística en la radioemisora RHC Cadena Azul, en la cual fundó el Conjunto Azul, del cual fue trompetista Félix Chappottín.

En 1940 trabajó con Mongo Santamaría en el show Congo Pantera del Cabaret Tropicana. Fue miembro de la orquesta de los Hermanos Palau.

En 1946 se traslada para los Estados Unidos, donde graba con los cantantes Miguelito Valdés y Frank Grillo (Machito); fue bailarín de Katherine Dunham.

Pertenecía a la Sociedad Secreta Abakuá, lo que explica el dominio perfecto que tuvo de los tambores propios del rito. Tenía costumbre de tocar ritmos sagrados en sus congas, así como de cantar temas abakuás y yorubas.

Trabajó en las transmisiones públicas de la estación de Radio Cadena Azul, junto a figuras de la talla de Charlie Parker y Dizzy Gillespie, siendo con Dizzy cuando popularizó el conocido tema de "Manteca".

En 1942 marcha a Nueva York, Estados Unidos, integrándose ese mismo año en la Orquesta de Machito, abandonando esta orquesta para unirse en Chicago al conjunto de los "Jack Cole Dancers".

Su tema más famoso, "Manteca", se dio a conocer en el mundo del jazz en 1947, durante la presentación de una bigband a nombre de Pozo y Gillespie, aunque no se grabó hasta 1948. En aquel concierto intervinieron el pianista John Lewis y el batería Kenny Clarke.

En "Caliente", otra de las grandes composiciones de Chano Pozo, el estilo de Chano llevó gradualmente a Gillespie a correr cada vez más riesgos musicales, lo cual desembocó en una fusión perfecta: la de un genio de la armonía del Jazz con un genio de los ritmos afrocubanos.

En el mismo año de su llegada a New York, Chano Pozo, abrió un club latino en el Palladium que se llamó como una canción suya, "Blen Blem", tema que ha sido usado en varios textos literarios y musicales de Guillermo Cabrera Infante.

Fue la opinión y la influencia de Mario Bauzá, la que inclinó a Dizzy Gillespie a contratar a Chano Pozo, ahondando con ello en su acercamiento al cubop.

Respaldado por el metal acre de una banda joven y hambrienta, Pozo se agachó en el centro del escenario y batió un tambor conga de muchas voces con sus manos encallecidas de ampollas. Mantuvo al público en un silencio de sobrecogido respeto durante treinta minutos, cantando en un dialecto del África Occidental, mientras lo subía y bajaba de un murmullo al alarido y volvía a su punto de partida. “El tamborero más grande que he oído en mi vida”, decía Gillespie.» El baterista regular de la banda de Gillespie en la época del concierto en el Town Hall, era Teddy Stewart, quien dijo que Chano estaba muy por delante de todos los percusionistas de su tiempo.

Después de Pozo no hubo límites para el ritmo. Pozo colaboró con el vibrafonista Milt Jackson y con James Moody y sus Modernistas. Por su parte, Joachim E. Berendt, afirma que:
El padre de todos los tamboreros que ocupan el actual escenario del jazz es Chano Pozo, de Cuba [...].

Infundió los ritmos cubanos en la big band de Dizzy Gillespiede de 1947 a 1948, haciéndose así el gran catalizador del llamado “Cubop” [...]. Algunas de las tonadas que la banda de Gillespie grabó con Chano Pozo —por ejemplo Cubana Be-Cubana Bop o Manteca, Woody’n You, Afro Cubano Suite o Algo Bueno—, son bacanales de diferenciación rítmica [...].

El poder rítmico de este misterioso músico cubano de conga queda iluminado por el hecho de que Gillespie, aunque amenudo empleara en algún momento varios percusionistas latinoamericanos, nunca pudo lograr los efectos que había alcanzado con Chano Pozo solo.»

El 3 de diciembre de 1948, Pozo murió en una pelea de un bar de Harlem. La discusión comenzó por una bolsa de marihuana falsa que le había vendido el asesino.

El músico famoso cubano Beny Moré, lamentó su muerte en la canción "Rumberos de ayer": "Oh, oh Chano, murió Chano Pozo / sin Chano yo no quiero bailar."


Noticias relacionadas

Chano Pozo: su obra y legado musical merecen mayor visibilidad

Cuando casi se cumplen 70 años de su asesinato, Chano se resiste a morir de leyenda: ha dejado lo suficiente para reaparecer una y otra vez en el imaginario de todos lo que alguna vez, escucharon o pronunciaron su nombre o...