Julio Jacinto
Le Riverend
Brusone

Julio Jacinto Le Riverend Brusone
Damián Paredes
Nacimiento:  
22
/
12
/
1912
Fallecimiento:  
12
/
5
/
1998

Destacado historiador, educador y economista cubano nació en La Coruña, España, el 22 de diciembre de 1912, mientras su padre ejercía el consulado de Cuba en dicha ciudad.

Cursó el bachillerato en el Instituto de La Habana. Desde 1928 visita la Biblioteca Nacional donde María Villar Buceta lo orienta hacia el movimiento revolucionario comunista y la cultura. En 1932 preside Unión de Avance, es miembro del Partido Comunista de Cuba y del Ala Izquierda Estudiantil. Se enfrenta a la tiranía machadista. Es detenido por la policía y participa en huelga de hambre.

Se exilia en Francia entre 1932 y 1933 donde se incorpora a la Unión Latinoamericana de Estudiantes (UCLAE) de la cual llega a ser Secretario General. Es miembro del Partido Comunista de Francia.

A su regreso se doctoró en Derecho Civil y en Ciencias Políticas, Sociales y Económicas en la Universidad de La Habana (1941).

Su trabajo Expulsión de los diputados cubanos a las Cortes Españolas lo hace acreedor del primer lugar en concurso convocado por el Dr. Elías Entralgo Vallina. En 1940 inicia sus colaboraciones en la revista Habano donde aparecen sus artículos sobre historia y economía tabacaleras. También obtiene el Premio Especial José Martí, instituido por el Dr. Raúl Roa en su cátedra de Historia de las Doctrinas Sociales, con su ensayo La utopía de Tomás Moro en América, publicado en la revista Universidad de La Habana. Es miembro fundador y primer secretario de la Sociedad Cubana de Estudios Históricos e Internacionales fundada por Emilio Roig de Leuchsenring. Obtiene el Premio Ricardo Dolz por méritos académicos, otorgado por la Escuela de Derecho de la Universidad de La Habana.

Es abogado de oficio de la Audiencia de Santiago de Cuba, ciudad donde permanece hasta 1943. En 1942 participa en el I Congreso Nacional de Historia con trabajos sobre las ideas sociales de Aerate y sobre la economía cubana en los años 1790-1808. A partir de 1943 se radica en México.

Estudia en el Colegio de México donde obtiene el título de Maestro de Historia del Instituto de Antropología e Historia de la citada institución. Presenta ponencia en el II Congreso Nacional de Historia sobre documentos cubanos y relativos a Cuba del Archivo General de México. Es designado Consultor del Instituto Internacional de Estudios Afroamericanos e inicia sus colaboraciones en la Revista de Historia de América. Termina su colaboración en la misma cuando Cuba es expulsada de la OEA.

En 1944 presenta trabajo sobre el comercio libre en Cuba (1790-1820) en el III Congreso Nacional de Historia En los años 1947-1948 se radica en Estados Unidos como becario de la Fundación John S. Gughenheim, investiga sobre la industria azucarera en Cuba. En 1948 asiste a la XXII Conferencia Anual de la Asociación de Técnicos Azucareros de Cuba (ATAC) donde presenta su Panorama histórico de la industria azucarera en nuestro país. Ocupa por concurso-oposición la cátedra de Geografía Económica e Historia del Comercio de la Escuela Profesional de Comercio de La Habana.

En los años 1950-1952 se desempeña como funcionario técnico de la Dirección de Asuntos Económicos del Ministro de Estado y es miembro de la delegación cubana ante la V Conferencia de las Naciones Unidas en New York. A partir de 1952 obtiene por oposición el cargo de Director del Patrimonio Nacional del Tribunal de Consultas, y hasta 1959 preside las secciones de Estudios Sociales y Estudios Económicos de la Sociedad Económica de Amigos del País, y es subdirector de la Revista Cubana Bimestre editada por la propia Sociedad.

A partir del triunfo de la Revolución Cubana es profesor de Economía de la Escuela de Ciencias Comerciales de la Universidad Central de Las Villas, profesor del Instituto de Economía de la Universidad de La Habana, Director del Archivo Nacional (1962-1969), director del Instituto de Historia de la Academia de Ciencias de Cuba (1962-1972), Vicepresidente de la ACC (1965-1970), viceministro de Educación General y Especial (1972-1973), representante permanente de Cuba ante la UNESCO (1974-1977) y Director de la Biblioteca Nacional José Martí (1977-1987).

Durante su mandato la Biblioteca Nacional adopta una nueva estructura para garantizar su desarrollo integral (1978-1979) esta permitió un notable desarrollo del trabajo general y específico de la primera institución bibliotecaria del país. De inmediato aplica la estructura que legara la Dra. Ariosa. Estructura reorganizadora de los Departamentos que hasta esa fecha tuviera la Biblioteca Nacional. Surgen así entre otros, tres departamentos: Investigaciones Bibliotecológicas y Metodológicas, Investigaciones Bibliográficas e Investigaciones Histórico Culturales; el Depto. de Información para la Cultura y el Arte.
El primero orientaba metodológicamente al Sistema de Bibliotecas Públicas; el segundo centró el trabajo bibliográfico de la institución hasta esa fecha en los Departamentos de Colección Cubana, Hemeroteca e Información de Humanidades y en el de Ciencia y Técnica y logró publicar importantes bibliografías de grandes figuras de la cultura cubana; y el tercero con investigadores categorizados, enfrentaría proyectos de interés histórico, y culturales. Información para la cultura y el arte respondía a convenios de esta índole con la URSS y el campo socialista en general.
Fue también durante este mandato que se aplica la Norma Cubana de Descripción Bibliográfica y el sistema de clasificación de la BBK de la Biblioteca Lenin en nuestra bibliografía nacional.
Las actividades de promoción cultural continuarán en ascenso. Se crea la Tribuna Enrique José Varona y la Cátedra María Villar Buceta.

En 1973 recibió el título de Doctor Honoris Causa del Instituto de América Latina de la Academia de Ciencias de la URSS. Miembro del Partido Comunista de Cuba y embajador permanente de Cuba ante la UNESCO.

En 1981 se celebra el 80 aniversario de la institución y la Revista de la Biblioteca Nacional dedicó un número memorable. El Dr. Le Riverend fue durante su mandato el director de la Revista que propulsó la publicación hacia la historiografía, sin perder de vista su perfil enciclopédico. Por otra parte la Biblioteca Nacional continuó como centro de adiestramiento no solo para técnicos, sino para los alumnos de la UH, muchos de ellos tutoreados al final de sus estudios por especialistas.

El también Dr. Honoris Causa en Ciencias Históricas de la Academia de Ciencias de la URSS legó a Cuba una enjundiosa obra histórica. Su Historia Económica de Cuba ha sido traducida al inglés, francés y ruso. Su inmensa obra requirió un repertorio bibliográfico al efecto, compilado por Israel Echevarría quien describe y analiza varios cientos de títulos, huella imperecedera de su paso por la vida.

La historiadora Mildred de la Torre, al evaluar el legado de Le Riverend, expresó: Su extraordinaria obra, no solo prolífera, sino también reveladora de procesos y aconteceres, lo ubica como constructor y no sistematizador de conocimientos. Así lo evidencian sus estudios sobre la propiedad agraria, las relaciones comerciales, el desarrollo progresivo de las clases y sectores sociales, los movimientos ideológicos, el desenvolvimiento de las conductas políticas, la historia de las ideas y el quehacer protagónico de las masas populares en los procesos históricos".

Fallece en La Habana el 12 de mayo de 1998.