Generosa Margarita
Gómez
Balboa

Generosa Margarita Gómez Balboa
Margarita Balboa
Nacimiento:  
15
/
11
/
1930
Fallecimiento:  
24
/
1
/
2010

Actriz, locutora, modelo de comerciales y conductora de programas de la radio y la televisión cubanas. Premio Nacional de Televisión.

Nació en La Habana. Recibió clases de canto y ballet en la Escuela Vocacional Aguayo. Entre sus compañeras de clase figuraban Amelita Pita y Omara Portuondo.

Trabajó en el grupo ADAD, creado en los años cuarenta por los discípulos del español José Rubia Barcia, quien dirigió por cuatro años la Academia de Arte Dramático hasta su partida a los Estados Unidos de América, a mediados de esa década.

Asimismo colaboró con el grupo Patronato del Teatro, fundado en 1942, y al que estuvieron asociadas varias personalidades del teatro, de origen español, como fue el caso de Luis Amado Blanco, Isabel Fernández, Francisco Parés Canels, entre otros; así como la autora cubana Cuqui Ponce de León. Allí se llevaron a escena obras del teatro clásico y otras que describían el contexto y la realidad del cubano, por ejemplo: El qué dirán (1944) y Lo que no se dice (1946).

Dentro de estos prestigiosos grupos se encontraban grandes personalidades tanto de la actuación como de la dirección del teatro, muchos de los cuales luego se convirtieron en grandes estrellas de los medios.

Margarita Balboa se formó también como profesora en la Escuela Normal para Maestros, donde recibió clases de otra de las figuras más relevantes de los medios de comunicación cubanos: Violeta Casals.

Se graduó en 1949 y obtuvo empleo como maestra de español en una escuela privada. Ese mismo año comenzó su vida artística en Unión Radio, que constituía una de las cadenas nacionales más importantes del periodo y aglutinó a grandes actores y directores como Roberto Garriga, Antonio Vázquez Gallo y Gina Cabrera.

De esta etapa de su carrera artística se recuerda un jingle comercial que promocionaba los cambios de la marca de cigarros Competidora Gaditana, realizado a dúo con Alfredo Brito. Fue precisamente en esta etapa cuando achicó su extenso nombre a Margarita Balboa, para facilitar su retentiva por los oyentes.

En 1950 se examinó como locutora y gracias a su enorme talento y profesionalidad fue reconocida como una de las mejores voces de la época. Su timbre característico, además de su figura delgada y pequeña, le abrieron el camino y la colocaron en el catálogo de muchos directores.

Trabajó en Unión Radio hasta mediados de 1953, al mismo tiempo que alternaba con los empleos en el canal Telemundo y el Canal 2, pertenecientes a los mismos dueños. Pasó luego a RHC Cadena Azul, a la vez que trabajaba en los Canales 4 y 2 de la televisión.

En RHC Cadena Azul, propiedad del ex empresario tabacalero Amado Trinidad, Margarita formó parte del elenco de la novela Yo quiero ser madre en compañía de Raúl Selis; y luego trabajó en La Novela del Aire. Este último espacio, que se transmitía de lunes a viernes a las ocho y media de la noche, lideró la radiodifusión nacional por largo tiempo.

Los Laboratorios Gravi le ofrecieron un contrato como actriz y locutora para anunciar sus productos en radio y televisión. Se convirtió, entonces, en artista exclusiva de Pasta Gravi y el Jabón Suave de la Publicitaria Siboney. Ese momento marcó su entrada al poderoso circuito CMQ Radio y Televisión, ya para entonces, ubicado en el edificio Radiocentro.

En la CMQ, la competencia histórica de RHC Cadena Azul, fueron famosas sus interpretaciones de personajes negativos en novelas radiales del afamado director y escritor Roberto Garriga.

Fue fundadora de la Televisión Cubana. Su rostro fue el primero en aparecer en la pantalla chica, el 24 de octubre de 1950. Estas primeras imágenes, en las que aparecía cantando el bolero Noche del autor mexicano Gabriel Ruíz, fueron vistas por el pueblo en los televisores ubicados en las vidrieras de La Habana.

En los primeros años de la televisión apareció en programas como Matinée Malta Hatuey y El teatro de lunes. Además, realizó trabajos para el público infantil; por ejemplo, Gaby, Fofó y Miliki, del canal 4, bajo la dirección de Antonio Vázquez Gallo.

Margarita Balboa nunca abandonó el medio radial. Su voz acompañó los principales espacios dramáticos de la radio cubana. Fue muy exitosa su participación en espacios como La novela de las dos, Tu novela de amor, Agente especial y Clave ocho treinta de Radio Progreso. A través de todos estos espacios, que permanecen en la programación de esa emisora, se han llevado al pueblo cubano las adaptaciones de grandes obras de la literatura universal; así como lo mejor de la pluma de escritores cubanos y latinoamericanos.

También trabajó como locutora en los inicios de la emisora Radio Taíno. Grabó la primera identificación de la planta, que se trasmitió por primera vez el 3 de noviembre de 1985, a dos voces, con José Antonio Cepero Brito.

En su paso por la televisión dejó varias interpretaciones de papeles protagónicos en el recuerdo de la audiencia, muchos de los cuales fueron trasmitidos en el espacio Grandes novelas. Entre ellos se destaca la versión televisiva de El Siglo de las Luces, del autor cubano Alejo Carpentier. En esa oportunidad, bajo la dirección de Carlos Piñeiro, Margarita interpretó el personaje de “Sofía”, acompañada del galán de la televisión Pedro Álvarez en el papel de “Víctor Hugues”. Esta novela se transmitió por el canal 6 durante el año 1968. Le siguieron otros protagónicos en obras clásicas de la literatura llevadas a la televisión. Tales son los casos de las novelas Ana Karenina y Madame Bovary. Ambas fueron dirigidas por Loly Buján y coprotagonizadas por Ángel Toraño.

Otro de los programas que vio brillar a Margarita fue el popular espacio humorístico-musical La comedia del domingo, dirigido por Roberto Garriga, y que contó con las actuaciones de grandes estrellas como Rosita Fornés, Maritza Rosales y Consuelito Vidal. El programa salía al aire a las nueve de la noche y cada una de las actrices principales conducía una emisión por mes. Como parte del elenco masculino se hallaban Raúl Selis, el galán Eduardo Egea y luego Enrique Almirante.

Otra vez dirigida por Roberto Garriga, reapareció Margarita en la pantalla chica, esta vez en la adaptación para televisión de las novelas Las Impuras (1984) y Las Honradas (1990), basadas en las obras del escritor cubano Miguel de Carrión. Allí compartió escena con José Antonio Rodríguez y Susana Pérez.

También ocupó un espacio en la historia del cine cubano. En 1974 participó en la película El otro Francisco, acompañada de figuras como Miguel Benavides, Alina Sánchez, Ramoncito Veloz, Adolfo Llauradó, Alden Knight y Armando Bianchi. Dirigida por Sergio Giralt, la película constituye una adaptación para el cine de la novela Francisco, del autor cubano del siglo XIX, Anselmo Suárez y Romero, en la que se denuncian las injusticias del esclavismo: se relatan, a partir del suicidio de esclavo Francisco, los amores con una esclava doméstica codiciada por el amo.

A lo largo de su carrera, Margarita Balboa compartió escena, tablas y cabina con grandes figuras de los medios cubanos. Una lista apretada incluiría a personalidades como Alfonso Beltrán, Santiago García Ortega y Ernesto Galindo; a directores y escritores como Caridad Martínez, Abelardo Rodríguez, Moraima Osa, Carmen Solar, Julio Lot; y a actrices como Marta Martínez Casado, Hortensia Gelabert, Marta Muñiz, Consuelito Vidal, Aurora Pita, Marta Velazco y Marta del Río.

Entre las distinciones que mereció su trabajo en los medios se encuentran el Premio Nacional de Televisión; la Distinción por la Cultura Cubana; las distinciones Artista de Mérito de la Radio y la Televisión, Raúl Gómez García y 40 Aniversario de la Televisión; el Diploma Nicolás Guillén; la Medalla de Bellas Artes; los premios Micrófono de la Radio Nacional y Actriz de la Televisión; y el Sello acreditativo 50 Aniversario de la Televisión. Fue galardonada también en varias ocasiones como Mejor Actriz y Mejor Locutora por su participación en programas de la radio y la televisión.

En 1995, cuando Adolfo Llauradó rindió homenaje a once estrellas de los medios cubanos con un documental que se llamó Divas por Amor, Margarita Balboa era una de ellas.

Murió en La Habana el 24 de enero de 2010, a la edad de 80 años.