Antonio
Sellén

Antonio Sellén
Nacimiento:  
13
/
5
/
1838
Fallecimiento:  
21
/
2
/
1889

Antonio Sellén publicó un solo libro de versos en 1864, cuando tenía veintiséis años, lo tituló Poesías y aunque su producción no fue abundante, en la actualidad no se recuerdan ninguna de sus composiciones.

Hijo de un militar español, su familia lo traslada de niño a España. Allí cursó estudios primarios que, de regreso en Cuba, continuó en el colegio del Santo Ángel, en 1849. Enseñó idiomas, en su patria y en el extranjero, y colaboró en La Prensa, El Tiempo, Floresta de Cuba, La Aurora, Revista Habanera, El Kaleidoscopio, CubaLiteraria, El Correo Habanero.

En 1867 fundó con su hermano el Heraldo Cubano, periódico bilingüe. Emigró con la irrupción de la gesta independentista, en 1869 con destino a México, para después pasar a Estados Unidos, donde se reunió con Francisco. En Nueva York, fundó y dirigió la revista El amigo de los niños, en 1872, y solo regresó después del Pacto del Zanjón en 1878.

En Cuba, sus colaboraciones aparecieron en Diario de La Marina, El País, El Fígaro, indicativo de que las principales publicaciones le abrieron sus páginas. Junto a Francisco, está incluido en el tomo de Arpas amigas.

En cuanto a Antonio, su labor como traductor resulta destacada. En 1867 dio a conocer Cuatro poemas de Lord Byron y en 1879 Joyas del Norte de Europa, en cuyo prólogo apunta:

"Desde que leí por vez primera en una traducción francesa en prosa los poemas Axel y La primera comunión, del poeta sueco Isaías Tégner, se apoderó de mí un deseo vivísimo de verterlas a nuestro idioma. He creído que de este modo haría un servicio a nuestra naciente literatura, presentando muestras de un género de poesía no conocido o poco cultivado por los poetas que escriben en castellano."

En 1883 prepara Ecos del Sena, una selección de poetas franceses románticos; en revistas se incluyeron algunas otras traducciones del francés y del inglés.

Yo quisiera saber dónde podría
tender la vista sin hallar tu amor,
tu imagen me persigue noche y día
¡Ni aún me deja en mis horas de dolor!

En el gemir dulcísimo del viento,
al lamentarse el borrascoso mar
te halla mi corazón, y en vano intento
tu imagen de mi pecho desterrar.
("Tu imagen")

Apuntemos también que Antonio Sellén conoció a José Martí en Nueva York y que gozó del aprecio del Apóstol.

Su muerte en La Habana, el veintiuno de febrero de 1889, cuando apenas sobrepasaba los cincuenta años, interrumpió una labor que podía haber aportado aún mucho más al conocimiento de otras literaturas entre los lectores cubanos, de finales del siglo XIX. En 1911 se publicaron las Poesías de Antonio Sellén, en edición especial y póstuma.

Muchas de sus poesías y libros traducidos se encuentran en books.google.com

Fuente: CubaLiteraria


Noticias relacionadas