Aldo
Isidrón
del Valle

Aldo Isidrón del Valle
Nacimiento:  
21
/
7
/
1928
Fallecimiento:  
2
/
1
/
2016

Hombre de la radio, periodista, locutor. En la emisora CMHW de Santa Clara, Cuba,  fue director de noticiero, editorialista y miembro del Consejo de Dirección, conducía espacios de periodismo de opinión, como A Propósito, en la Radio Revista Doblevé.

Fue miembro de la Asociación de Historiadores Cubanos, con el relevante aporte al periodismo nacional del expediente de la Causa 504 del Tribunal de Urgencia de Santa Clara de 1950 donde el acusado fue Fidel Castro. En dicha oportunidad realizó un reportaje radial con el que obtuvo Premio Especial de la UPEC y la felicitación del Comandante, al que le entregó el expediente de la histórica causa.

Formó parte del equipo de prensa del Comandante Ernesto Guevara, de 1959 hasta 1964. Fue el locutor que presentó al Che en la histórica concentración campesina en El Pedrero, en el Escambray, en el año 59. Corresponsal de Guerra en el Escambray, Playa Girón y Angola, donde fue director, locutor y guionista.

Fundador de los periódicos Revolución y Granma. Desde 1985 permaneció a tiempo completo en la Radio Cubana. Contaba con múltiples premios otorgados por la Upec, la Uneac, la Radio Cubana, la Editora Abril, Radio Praga, Radio Habana Cuba, la CTC y otros.

Aldo fue igualmente Vanguardia Nacional del Sindicato de Trabajadores de la Cultura en cuatro ocasiones y en otras tres Vanguardia Provincial. Aldo Isidrón del Valle deja varios libros y una obra imperecedera en el periodismo cubano.

Al conocerlo lo primero que se apreciaba en él era un rostro afable, siempre con la amplia sonrisa a flote, acompañada por la sencillez, la modestia, a pesar de los no pocos y grandes lauros que acumuló en su andar por los caminos del arte, al que llegó cuando apenas tenía 15 años de edad. Y algo hace admirarlo más es precisamente que el provenir de una numerosa y humilde familia, no le impidió empinarse desde pequeño y abrirse paso con tesón y talento, sin dejar de ayudar a su familia.

Su amor por la radio comenzó allí precisamente, cuando penetra con esa edad en una radioemisora y con gran esfuerzo y decisión se eleva desde auxiliar de limpieza, pasando por distintos trabajos y oficios técnicos, hasta recibir el título de locutor, con solo veintitrés años. Nada en la radio le es ajeno. La radio de entonces en Cuba lo obligaba a triunfar o sucumbir, y el supo crecerse, y demostrar que podía hacerse cargo de una transmisión, operando los equipos, redactando una noticia, animando un programa y ejerciendo como trovador si era necesario.

Su recorrido laboral fue muy amplio como locutor, redactor y fundamentalmente por la profesión que lo marcó para siempre y lo hizo desempeñarse no solo en radio, sino en la prensa escrita. A partir de 1959 incursionó como corresponsal del Periódico Revolución en la antigua provincia de Las Villas, entre otros órganos, ello motiva que fuera fundador del Periódico Granma, donde siempre resultan de interés particular sus reportajes. Colaboró también de forma destacada con la emisora internacional Radio Habana Cuba. Y sus trabajos se han acentuado en publicaciones nacionales como la Revista Bohemia y el diario de la Juventud Cubana.

Su formación académica como periodista se inici{o en 1958 en la Escuela Profesional de Periodismo Severo García Pérez, la que siguiendo instrucciones de la célula del 26 de Julio que él integra, cierra sus puertas, después de la Huelga del 9 de Abril, acción  que se lleva a cabo en contraposición a la tiranía de Fulgencio Batista.

Logra graduarse de Licenciado en Periodismo en la Universidad de la Habana en 1964, lo que según manifiesta nunca puede olvidar pues junto a su título llegaría el primer premio de periodismo que logra en un concurso titulado Papel y tinta, convocado por el Periódico Revolución.

En 1961 fue uno de los corresponsales que cubrió las acciones militares desde Playa Girón, donde es herido. El es parte también de la primera derrota del Imperialismo en América y como periodista también participa en la operación Limpia de bandidos del Escambray.

Entre 1960 y 1966 dirige el Noticiero Provincial de Radio a través de la CMHW de Santa Clara. En este período integra, en 1963, la primera directiva en la provincia de Las Villas de la Unión Nacional de Periodistas de Cuba.

En la radioemisora CMHW hace aportes sustanciales desde la redacción periodística tanto al Noticiero Provincial Patria o a La Revista Informativa W, revista que se inicia en 1970, donde el pueblo siempre espera entre otros materiales la Sección de comentarios A Propósito, de Aldo Isidrón del Valle. Estos dos programas se alzan repetidas veces con premios importantes en los Festivales Nacionales de la Radio cubana.

En su largo bregar por los senderos de la radio, hay que destacar su presencia como periodista y locutor en la Radio nacional de Angola. Transmisión de la Hora en español, que se mantiene durante largos años para llevar el aliento a las tropas internacionalistas cubanas que luchan por la emancipación del hermano país. Cuando se conversa con aquellos soldados es que se puede tener clara conciencia de lo que significa para ellos el sonido y el amor de la isla antillana que les llega a través de un cable que reparte las pequeñas bocinas en sus trincheras, justamente a las nueve de la noche.

Aldo Isidrón es uno de esos protagonistas anónimos que participa en esta tarea. Allí también ofrece su magisterio como periodista al Periódico Verde Olivo en Misión Internacionalista.

El ejercicio del periodismo le sirve decisivamente para entregar valiosos aportes a la literatura, entre esos títulos, que tienen el gran valor del testimonio, donde se aprecia además la honda mirada del periodista investigador de campo, de las propias vivencias del autor, se destacan:

Fidel antes del Moncada, publicada en 1980 por el Editorial Unión de la UNEAC, escrita en colaboración con la destacada periodista Marta Rojas. Obra que es revisada y ampliada por Aldo y sus colaboradores y reeditada por la Editorial Pablo de la Torriente Brau en 2005. Este libro tiene ya cinco ediciones.

En 1997 se publica la obra Regreso del Che Guevara, por el traslado de los restos del Che, El Guerrillero Heroico, y sus compañeros de lucha, los que reposan en el Mausoleo que lleva su nombre en la Ciudad de Santa Clara. Esta obra la escribe Aldo y su compañero Roberto Orihuela.

Su admiración por el Comandante Guerrillero le hace escribir de Alta Gracia a Santa Clara, que como su título lo indica habla de la niñez y la adolescencia del Che en Argentina y su presencia guerrillera en Santa Clara. Por tal motivo es invitado a Córdoba, Argentina, la ciudad natal del Che, en 2002, donde presenta esta obra.

Entre otros títulos inéditos, que ya tiene preparados, esperamos por sus memorias, un testimonio que sin lugar a dudas, como todas las de este autor, alimentará la espiritualidad de todos los que tengan el placer de deleitarse con su lectura.

En estos momentos además de colaborar con su emisora CMHW, es Profesor Adjunto de la Universidad Central de Santa Clara.

Esta es una apretada síntesis sobre la labor que se inició en una máquina de escribir y continúa frente a una computadora. Aldo Isidrón del Valle, ejemplo de gran periodista-investigador, escritor y amigo, que acumula importantes premios a una labor paciente y de largos años dedicados al ejercicio de una profesión que para él no tiene fronteras.

Entre muchos lauros que posee, basta con señalar los siguientes:

El Premio 26 de Julio de la Unión de Periodistas de Cuba.

La Distinción por la Cultura Nacional.

El machete del Generalísimo Máximo Gómez.

Premio Nacional de Periodismo José Martí.

Premio Nacional de Radio, ambos por la obra de la vida.

Y uno que tiene para él especial significación, el de Hijo Ilustre de la ciudad que lo vio nacer y donde reside: Santa Clara, la hermosa y prometedora Ciudad de Marta Abreu y del Ché Guevara.


Noticias relacionadas