Alcides
Sagarra
Carón

Alcides Sagarra Carón
Nacimiento:  
18
/
8
/
1936

Entrenador cubano de boxeo, considerado entre los mejores del mundo. Doctor en Ciencias Pedagógicas y formador de múltiples campeones olímpicos y mundiales, creador de la reconocida Escuela Cubana de Boxeo.

Sagarra nació el 18 de agosto de 1936, en la oriental provincia de Santiago de Cuba. Pasó una infancia entre estudios y trabajo para ayudar al sustento familiar. A los 14 años comenzó su inclinación por el boxeo. Aunque su etapa sobre los cuadriláteros resultó efímera, entre 1951 y 1954, Sagarra llegó a ser campeón provincial en los 57 kilogramos y de las 57 peleas efectuadas solo perdió 10. Pero decidió dedicarse a entrenar lo mismo a púgiles amateurs como profesionales, junto a los ya experimentados Antolín Sánchez Gobín y Carlos Kelly. A los 26 años inició sus labores educativas en el gimnasio de Agua Dulce, en La Habana, las cuales combinó como mecánico en un taller del Ministerio de Salubridad y Asistencia Social. Posteriormente, con el triunfo de la Revolución Cubana en 1959, se le designó para trabajar con los boxeadores de la capital del país que se alistaban para tomar parte en el Campeonato Nacional de Boxeo.

En 1963 ingresó como jefe de entrenadores del equipo cubano de boxeo, en momentos en que la Isla empezó a recibir asesoría de varios países, como la Unión Soviética, República Democrática Alemana y Bulgaria, entre otros. Muy provechosa resultó la ayuda de los preparadores soviéticos Andrei Chervonenko, Evgueny Ogurenkov y Vasili Romanov, y del alemán Kart Rosentil, quienes enseñaron fundamentos muy importantes acerca de la planificación y dirección en la preparación del boxeador.

La famosa Escuela Cubana de Boxeo se inscribe en el sistema deportivo cubano gracias a la creación del Instituto Nacional de Deporte, Educación Física y Recreación (INDER), fundado el 23 de febrero de 1961, con un carácter popular y masivo, con lo cual se erradicó el boxeo profesional. Debido al trabajo de Alcides Sagarra y al resto del colectivo técnico, el pugilismo amateur comenzó el despegue en la mayor de las Antillas.

El arranque del boxeo cubano ocurrió en los Juegos Olímpicos de México 1968, donde se obtuvieron las primeras medallas después del triunfo de la Revolución. En la cita de la capital azteca, la delegación cubana se agenció dos preseas de plata, las cuales fueron ganadas por Rolando Garbey, en los 71 kilogramos, y Enrique Regüeiferos, en 63,5. Para Sagarra, quien presentó a 10 boxeadores, aunque de ellos solo Rafael Carbonel (51), Fermín Espinosa (54) y Roberto Caminero Chocolatito Pérez(60) repetían en los Juegos olímpicos de Tokio 1964, constituyó un rotundo éxito.

Pero la estrategia del boxeo de la Isla, bajo la supervisión del entrenador cubano, inició su exposición científica ante el mundo como un resultado indudable a partir de 1971 con la realización en Cali, Colombia, de los Juegos Deportivos Panamericanos. En la cita continental colombiana se titularon Rafael Carbonel (51), Enrique Regüeiferos (63.5), Emilio Correa (67) y Rolando Garbey (71). Pero, además, Douglas Rodríguez (71), Manuel Torres (57) y Teófilo Stevenson (más de 81) se ciñeron las preseas de bronce.

En Juegos Olímpicos, el ascenso a planos estelares llegó en Munich, Alemania 1972, con tres medallas de oro. Los frutos del método de trabajo de Sagarra comenzaban a verse en el ámbito internacional. En la capital germana se coronaron Orlando Martínez (54) frente al mexicano Alfonso Zamora por 3-2; Emilio Correa (67), quien doblegó al húngaro Janos Kadji 5-0, y Teófilo Stevenson (más de 81), triunfador sobre el rumano Ion Alexe por no presentación, después del espectacular nocaut sobre la llamada «Esperanza Blanca Estadounidense» Duane Bobbick en semifinales.

Por aquel entonces, el profesor Alcides Sagarra, como jefe del Colectivo Nacional de Entrenadores Cubanos, proyectó las importantes transformaciones conceptuales y prácticas del boxeo nacional, fundamentándose en los principios para la selección deportiva, planificación del entrenamiento colectivo y por divisiones de pesos, los indicadores de rendimiento a utilizar por los evaluadores técnico-tácticos, los jefes de divisiones, así como una auténtica dirección pedagógica para la preparación y competición. No se trató de un fenómeno aislado con búsqueda de talentos o formación de atletas de laboratorio, sino en la labor armónica que abarcaba todo el sistema de enseñanza del país, incluidas las Escuela de Iniciación Deportiva (EIDE) y la Escuela Superior de Perfeccionamiento Atlético (ESPA).

Como resultado llegaron los triunfos de los boxeadores de la Gran Antilla en cuanto evento de relevancia participaran: Juegos Olímpicos, Campeonatos Mundiales, Copas del Orbe, Juegos Panamericanos y Centroamericanos. Bajo su proyección pedagógica se desarrollaron excelentes boxeadores en casi cuatro décadas. Además de los anteriormente mencionados, alcanzaron la gloria olímpica Jorge Hernández, Ángel Herrera, Juan Bautista Hernández, Andrés Aldama y José Gómez, todos ellos entre 1976 y 1980, pues Cuba por motivos justificados se ausentó de las citas olímpicas de Los Ángeles 1984 y Seúl 1988. Por esos años, descollaron Adolfo Horta, Ángel Espinosa, Carlos García, Pablo Romero, Bernardo Comas, Julio Quintana, Pedro Orlando Reyes y Juan Torres Odelín, entre muchos otros que harían interminable la lista. La mayoría alcanzó la gloria mundial.

En los años 90, Cuba dominó el concierto olímpico en Barcelona 1992 y Atlanta 1996, donde sobresalieron Rogelio Marcelo, Ángel Herrera, Juan Carlos Lemus, Maikro Romero, Héctor Vinent, Ariel Hernández y otro boxeador historia, Félix Savón, ganador de tres coronas olímpicas.

Alcides Sagarra ha impartido cursos de superación para entrenadores desde 1966 de forma ininterrumpida durante toda su carrera y ofrecido conferencias como ayuda técnica en diversos países. Ha sido invitado como profesor titular de boxeo a los eventos celebrados al efecto durante los Campeonatos Mundiales y Juegos Olímpicos desde 1980, de forma ininterrumpida.

En 2001, Sagarra dejó de ser el principal entrenador de la selección cubana de boxeo, puesto que ocupó quien fuera por mucho tiempo su asistente, el licenciado Sarvelio Fuentes. Pero, se desempeña como jefe de la Cátedra de la Escuela Cubana de Boxeo, además es el responsable de la comisión científico-técnica de la Federación Nacional del Boxeo en su país. En el plano internacional es el secretario de la Comisión Científica de la Asociación Internacional de Boxeo Amateur (AIBA) y presidente de la Comisión Técnica y de Reglas de la Confederación Centroamericana y del Caribe de Boxeo Aficionado (CONCECABA).

En el aspecto académico es licenciado en Cultura Física, graduado en el Instituto Superior de Cultura Física Manuel Fajardo, en 1982. Obtuvo el grado científico de doctor en Ciencias Pedagógicas en 1992, de profesor titular adjunto del referido Instituto, profesor titular adjunto de la Universidad de las Ciencias Informática de Cuba. En el aniversario 50 de la AIBA, fue proclamado el mejor entrenador de esa institución. También, según encuesta de la nonagenaria revista cubana Bohemia, se le confirió el título del mejor preparador de boxeo aficionado de todo el siglo XX.


Noticias relacionadas