Ángel
Vázquez
Millares

Ángel Vázquez Millares
Nacimiento:  
4
/
10
/
1937

Vázquez Millares, además de los programas que conduce plenos en didactismo y buen gusto, posee una copiosa historia para contar acerca de sus quehaceres en el ámbito radiofónico. De voz, timbre y entonación inconfundibles por su seguridad al expresarse y más que probados conocimientos musicales. Vázquez Millares es el profesional del día a día, de la cotidianidad, con criterios firmes, desprendido al mismo tiempo de ínfulas protagónicas, como ocurre con los artistas en verdad geniales.

Ángel Vázquez Millares inició su vida en la radio a la edad de 18 años, en 1956, debutando en la emisora Radio Capital Artalejo ubicada en el edificio "Atlantic", donde actualmente está la sede del Instituto Cubano del Arte e Industria Cinematográficos (ICAIC); la radioemisora ocupaba un local de escasas dimensiones.

De allí empezó a trabajar en Radio García Serra, emisora con un local de igualmente reducido espacio, que estuvo instalada en Prado 260. En ambas estaciones realizó programas de música especializada. De sus primeros tiempos en la estación propiedad de Arturo Artalejo tuvo un programa titulado "Crítica musical con la manga al codo", con media hora de duración en el cual hacía críticas de los espectáculos del género presentados entonces en La Habana a cargo de Pro Arte Musical y la Filarmónica de La Habana.

En 1959 pasó a trabajar en Radio García Segura, donde presentaba óperas y zarzuelas en un programa patrocinado por la cerveza Polar. Se trataba de programas que no tenían guion, sino puramente vivenciales, donde incluía fragmentos musicales. Al mismo tiempo fue crítico de la Sociedad de Música de Cámara. Según él, allá mismo, en Radio García Segura, Pedro Machado Castillo tuvo un espacio para difundir la música sinfónica.

Obvio que la afición hacia la crítica musical no le llegó de buenas a primeras; es un interés que comenzó a inquietarle desde que la niñez. Hijo de un español amante de la zarzuela, con quien iba a las funciones en el Teatro Martí, el Teatro Nacional (hoy Teatro García Lorca) y al Teatro Principal de la Comedia, situado al lado del Hotel Sevilla en el parqueo. Aquella inclinación musical estuvo completada con las escuchas de la radio en casa, sobre todo de los cuplés, de los cuales recuerda intérpretes tan brillantes como Conchita Piquer e Imperio Argentina. En medio de semejante ambiente, casualmente oyó sinfonías y empezó a perseguirlas.

En 1948 Goar Mestre fundó CMBF. Menciona, al referirse a radioemisoras difusoras de cultura, la CM2, del Ministerio de Educación, bien poco mencionad, en su opinión personal.

De los grandes acontecimientos de CMBF, el Mtro. Vázquez Millares recuerda que en 1969 se estrenó el espacio titulado "Movimiento Sinfonía" dedicado a la Orquesta Sinfónica Nacional, programa que tuvo a su cargo. De modo simultáneo conducía en Radio Progreso, de lunes a viernes entre las 5 y media y 6 de la tarde el espacio "Maestros de la Música", que salía al aire los domingos con una hora de duración. Para ese entonces él ya escribía los guiones mientras que el destacado locutor López Gómez se ocupaba de la conducción.

Actualmente Ángel Vázquez Millares tiene a su cargo un programa de media hora dedicado a la ópera cuya primera salida al aire es a las 10 de la noche con retransmisión al día siguiente a las 5 de la tarde. Los domingos, también en CMBF, transmite una obra operística completa a las 2 de la tarde en su reconocido espacio "Teatro de la Ópera". Cada domingo a las 9 de la noche podemos conocer y disfrutar de su espacio "Zarzuelas y Operetas", sin dejar de mencionar "Palco en la Ópera" a través del Canal Educativo.

En nuestra oportuna y algo extensa plática reveló que durante 3 o 4 años cursó estudios de piano, empresa de la cual desistió al convencerse de que no sería jamás pianista. En cuanto a otros estudios recuerda los de Historia de la Música y Estética, entre otros.

Me atrajo la curiosidad cuando le oí decir de sus primeros programas de crítica musical que carecían de guion, como él mismo afirmó: "plenamente vivenciales". Al insistirle en la pregunta me dijo que "el guion no se hacía antes, nadie pedía guion para pagar. El guion se ha convertido en vale de cobro". Acto seguido expresó que "hay quien necesita el guion, y no le parece lógico que a todos se les exija el guion, necesite o no; que si no hay guion, entonces hay quienes consideran que el programa no se hizo; algo así como el problema en el papel, como el tren de lavado (antigua lavandería) de los chinos: "papelito jabla lengua".

Más adelante le pregunté por el trabajo de los asesores de programas, a lo cual me respondió que "el asesor se usa cuando hace falta. No entiende que sea asesorado por quien no entiende de lo que él habla. Botellas radiales – así califica esos casos – y afirma que cada cual debe tener ética para saber si puede o no desempeñar un cargo.

Para un profesional que lleva 57 años en la Radio, cabe preguntarle qué constituye para él este medio, a lo que me respondió de manera tácita:

-Mi vida. Gracias a la Radio sé música clásica.

Pienso, y tal muchos coincidan conmigo, en que se puede coincidir o en parte o en todos los puntos de vista de este radialista de trayectoria excepcional y respetable; aunque sin la menor duda y desde su propia óptica, son opiniones sustentadas en una experiencia y competencia que nadie o pocos serían capaces de cuestionar. El Mtro. Ángel Vázquez Millares es una autoridad en el ámbito del quehacer y la crítica musical de la Radio Cubana.

El profesor cubano Ángel Vázquez Millares, uno de los más grandes promotores de la ópera en la isla, fue condecorado como Caballero de la Orden de la Estrella Italiana, distinción que otorga el país europeo.

Durante la apertura del XV Seminario sobre Lengua, Literatura y Cultura Italiana en Cuba, el embajador de esa nación en La Habana, Carmine Robustelli, destacó la coincidencia de este homenaje en el año del bicentenario del nacimiento de Giuseppe Verdi, compositor al que Vázquez ha dedicado parte de sus investigaciones.


Noticias relacionadas